Mundo

Gobernador de São Paulo prolonga cuarentena, desafiando a Bolsonaro

São Paulo prolongó su cuarentena hasta el 31 de mayo debido al coronavirus, en contra de las presiones presidenciales. Brasil sumó 751 muertes por Covid-19 en un día y roza los 10.000 decesos.

El gobernador de São Paulo, João Doria, decidió ayer prolongar hasta el 31 de mayo la cuarentena impuesta en ese estado brasileño debido a la crisis del coronavirus, ignorando las presiones del presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro, contrario al confinamiento.

“Me gustaría dar una noticia diferente, pero el escenario es desolador, tenemos que prorrogar la cuarentena hasta el 31 de mayo”, sostuvo Doria. El estado más rico y poblado de Brasil, con 45,9 millones de habitantes, es el epicentro de la pandemia en el país, con cerca de un tercio de los 145.328 casos y 9.897 muertes registradas hasta ayer.

La cuarentena parcial se inició el 24 de marzo y estaba previsto que ayer se anunciaran las condiciones para iniciar un plan sectorial de flexibilización y recuperación económica a partir del lunes. Pero, el gobernador optó por prolongarla, debido a que el aislamiento no fue muy acatado en los últimos días, lo que provocó una suba de contagios.

Según la gobernación, São Paulo nunca alcanzó un 70% de confinamiento considerado ideal por las autoridades sanitarias para contener la propagación del Covid-19. “Retomaremos (el plan de recuperación económico) apenas sea posible, en el momento correcto y respetando la ciencia”, dijo Doria.

“Atravesamos el peor momento de esta pandemia, solo no lo ve quien está ciego por el odio o por la ambición personal. Se trata de proteger vidas en el momento más difícil y crítico de la historia de este país”, enfatizó.

El gobernador fue desde el inicio de la crisis blanco constante de críticas de Bolsonaro, de quien era un aliado político. Ayer, Doria dijo que su decisión de prorrogar la cuarentena era indiferente a “presiones”. Aunque no descarta un aislamiento total si es necesario, Doria no definió medidas restrictivas más duras.

El comercio considerado esencial continúa funcionando en São Paulo, al igual que algunas actividades industriales y, aunque la recomendación es permanecer en casa, no hay prohibición de circulación.

LAXITUD. En tanto, los seguidores de Bolsonaro realizan los fines de semana caravanas contra la cuarentena. “Es muy triste tener que combatir dos virus al mismo tiempo: El coronavirus y el Bolsonaro-virus”, manifestó Doria a medios brasileños.

El jueves, Bolsonaro fue, sin invitación previa, al frente de un grupo de empresarios hasta la sede de la Corte Suprema en Brasilia para cuestionar las medidas de cuarentena declaradas por autoridades regionales y municipales en San Pablo, Río de Janeiro y otras regiones, ya que está preocupado por la economía.

De su parte, el ministro de Economía, Paulo Guedes, afirmó que las medidas de aislamiento generarían un “colapso” económico y social, con desabastecimiento de alimentos en un mes. En tanto, la producción industrial de Brasil se hundió un 9,1% en marzo respecto a febrero.

El país tiene casi 13 millones de desempleados, y para 2020, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una contracción de 5,3% de su PIB. Aunque São Paulo es el más afectado por la crisis, estados como Amazonas (norte) y Ceará (nordeste) presentan escenarios más trágicos.


Caída de precios
Brasil registró en abril una caída de precios del 0,31%, la mayor desde agosto de 1998, cuando fue del 0,51 %, coincidiendo con la crisis del coronavirus SARS-CoV-2, según datos divulgados ayer por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE). El Índice Nacional de Precio al Consumidor Amplio (IPCA), usado como referente para la inflación del país, cerró marzo en un 0,07 %, que fue el menor nivel para este mes desde la creación del Plan Real de ajuste económico en 1995. La deflación en abril se debe a la caída de la demanda. EFE

Dejá tu comentario