Política

Frontera en Alto Paraná aún queda pendiente de revisión

Más de la mitad de la frontera en Alto Paraná aún no fue examinada a causa de la falta de presupuesto para el Ministerio de Defensa Nacional. Los resultados preliminares indican que un 35% de la franja de seguridad fronteriza en este departamento se encuentra ocupada por brasileños y 25% por la Itaipú Binacional.

En el Departamento de Canindeyú, la Comisión Interinstitucional de la Zona de Seguridad Fronteriza (Cizosef) sí logró un trabajo más completo y determinó que el 50% de la frontera está ocupada por brasileños, 3% por la Itaipú Binacional y 45% por paraguayos.

La zona de seguridad fronteriza (ZSF) es la franja de 50 kilómetros adyacente a las líneas de frontera dentro del territorio paraguayo, establecida por la Ley Nº 2532 del año 2005. Prohíbe, desde su puesta en vigencia, que extranjeros de países limítrofes ocupen esta región.

TRABAS. La falta de recursos ha dificultado las tareas del Ministerio de Defensa Nacional para poder completar el trabajo sobre Alto Paraná, donde abarcó 402.455 hectáreas, pero le quedan pendientes 453.266.

Aún así, se están coordinando acciones con el Servicio Nacional de Catastro (SNC), el Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), según señalaron fuentes internas.

Así mismo, manifestaron que la pata que le falta al trabajo es la Dirección General de los Registros Públicos (DGRP), dependiente del Poder Judicial, ya que son los que pueden decir en qué momento y quiénes fueron los intervinientes en tal o cual transferencia de propiedad que haya violado la Ley 2532/2005.

Indicaron que se está trabajando en que se concrete un acuerdo entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial para avanzar en este sentido, y que la propia ley da pie a esto, ya que habla de otras instituciones que puedan estar relacionadas a la Cizosef.

FRONTERA. El trabajo de investigación de ÚH viene mostrando cómo esta zona fronteriza está plagada de puertos ilícitos para tráfico de todo tipo, utilizando las áreas protegidas de Itaipú.

La mayor parte de estas invasiones provienen de propiedades pertenecientes a ciudadanos de origen brasileño, quienes poseen miles de hectáreas de cultivos y ganado.

Embed

Las cifras

306.952 hectáreas poseen brasileños en la franja de seguridad fronteriza en Canindeyú, 50% del total.

140.060 hectáreas poseen brasileños en la franja de seguridad fronteriza en Alto Paraná, 35% del total.

Dejá tu comentario