Política

Fiscalía constató vínculos entre Cucho y el diputado tras informes de inteligencia

 

En setiembre del año pasado a través de informes de inteligencia que manejaba la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) se confirmó el vínculo entre el líder de la organización Reinaldo Javier Cabaña Santacruz (Cucho) y el diputado de Colorado Añetete, Ulises Rolando Quintana Maldonado.

Según la imputación presentada por la fiscala Lorena Ledesma, el parlamentario altoparanaense intercedió ante los efectivos de la Policía por el secretario del presunto narco, quien había sido retenido en una barrera policial con miles de dólares en su poder. El secretario que trasladaba el dinero era Diego Miguel Medina Otazú, hijo de Marciana Mabel Otazú, concejala departamental de Alto Paraná por el PLRA, y hermano de Azucena Medina, supuesta pareja sentimental de Cucho.

El 28 de agosto de 2018 en el kilómetro 123 de la ruta 2 había sido retenido en una barrera el secretario de Cucho, con la suma de 190.000 dólares, había explicado la interviniente. Sin embargo, el caso no fue registrado y por eso tres policías fueron convocados a declarar y posteriormente imputados.

Además, cuando se allanó la Comisaría de Nueva Londres no se encontró el acta de procedimiento del caso. Ante ello fueron convocados los policías para que expliquen la razón de la liberación.

El diputado, hijo del ex juez Cleto Quintana, quien había sido cesado en sus funciones por el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados tras la presunta liberación de personas vinculadas al narcotráfico, en todo momento se declaró inocente y honesto.

“Soy un ciudadano honesto y voy a demostrar mi inocencia. Tengo miedo por la saña con la que se desempeña el Ministerio Público. No existen garantías, no existe objetividad, no existe una imparcialidad, me quieren perjudicar. Soy diputado nacional, no tuve ni tengo influencias en ningún estamento”, dijo el parlamentario cuando se puso a disposición de la Justicia el 21 de setiembre.

manifestación y justificación. El fiscal adjunto de la Unidad de Combate al Narcotráfico, Marco Alcaraz, dijo que si cometen errores en las investigaciones antidrogas están para ser juzgados por los órganos jurisdiccionales.

“Muchas veces se malinforma a la gente, generando mucha desconfianza hacia la labor de los agentes fiscales que investigan los hechos. Incluso a través de las redes sociales se instalan situaciones de varias causas, pero que nosotros no podemos estar contrarrestando a cada rato”, señaló a través de una conferencia de prensa que se realizó en sede central del Ministerio Público.

Esto atendiendo a que desde hace un mes un grupo de ciudadanos se manifestaron frente a la Fiscalía General para exigir la libertad de su líder. Ayer incluso quemaron cubiertas.

Dejá tu comentario