Política

FAP no despeja dudas sobre cuestionada adjudicación

 

En una conferencia de prensa la Fuerza Aérea Paraguaya tuvo que dar explicaciones sobre el llamado con ID 370.903, plurianual y de subasta a la baja electrónica, denominado servicio de inspección de 12 años, ampliación de boletín y reparación de componentes mayores del helicóptero UH-50 Esquilo AS/350 B Series, por vencimiento de calendario y condición.

La adjudicada fue Aeropartes SA, sobre la cual surgen numerosas interrogantes. La defensa de los militares no despejó las dudas sobre ella.

En la web de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) no posee otros antecedentes como proveedor del Estado. Pese a esta inexperiencia, logró un millonario primer contrato, incluso con la oferta más elevada entre tres, por un valor de G. 2.799 millones. Lo que es un elemento que llama la atención.

Además de que no acredita experiencia en contratos similares, presenta un solo empleado ante el Instituto de Previsión Social (IPS), no se tiene constancia sobre la verdadera dirección de la misma (supuestamente sobre la ruta que conduce al Aeropuerto Silvio Pettirossi) y no posee infraestructura conocida. Esta es la forma de operar de las llamadas empresas de maletín.

Como quedó demostrado en los últimos casos conocidos, como el de los insumos chinos y la compra de agua tónica de Petropar, las empresas de maletín son fachadas para esquilmar al Estado con procedimientos que tienen apariencia de legalidad, pero que en verdad esconden intenciones de estafar y de aprovecharse del erario.

DILACIÓN. El contrato se firmó en noviembre de 2019. Es más, según los registros de Contrataciones Públicas, se hizo un primer pago, el 24 de enero de 2020, por un total de casi G. 530 millones. Las anomalías en el proceso motivaron la protesta e hicieron que el 18 de marzo pasado (cuando Aeropartes ya cobró el monto millonario) la DNCP anule la adjudicación y retrotraiga lo actuado a la etapa de evaluación de las ofertas, mientras que las FFMM accionaron contra la decisión el 27 de marzo pasado. En la página de la Dirección de Contrataciones Públicas no consta que se haya realizado una reevaluación de las ofertas, que la Resolución DNCP 1184/20 demandaba realizar en un plazo máximo de 20 días.

En su momento, Última Hora intentó obtener de forma directa la versión de los uniformados. Pero ellos prefirieron hablar en conferencia.

No VUELAN. En concreto, la FAP ya pagó un adelanto de G. 527 millones, la adjudicación está varada ante las irregularidades y dudas generadas y los helicópteros siguen sin uso en tierra.


La Fuerza Aérea Paraguaya (FAP) salió a defender, sin echar más luz sobre el caso, la contratación de una firma que nunca trabajó con el Estado y que ya recibió un adelanto de G. 527 millones.

Embed

Dejá tu comentario