Interior

Familias de Pilar protestan porque ollas populares no alcanzan a todos

En la tarde de ayer un grupo de afectados en los barrios se manifestaron frente a la Gobernación, exigiendo la entrega de kits de alimentos a todos los damnificados que están viviendo en el agua.

La inestabilidad climática marcó a toda la zona, pero felizmente ayer las precipitaciones no fueron intensas, mientras cientos de familia continúan con sus viviendas inundadas. En Pilar, el panorama de los barrios Ytororó, San Miguel, 8 de Diciembre, Aurora y Colimas de Pilar es crítico aún, con mucha agua.

Unas 200 ollas populares están en funcionamiento en los refugios y en los barrios inundados; sin embargo, según los vecinos, las ollas no dan abasto para alimentar a tanta gente afectada, por la poca cantidad que preparan.

Ayer a la tardecita, un grupo de damnificados de Pilar se manifestó frente a la sede de la Gobernación exigiendo al gobernador e intendente de Pilar la entrega de los kits de alimentos a todas las familias afectadas por la gran lluvia del viernes. Indicaron que las ollas populares tampoco dan abasto.

A raíz de la manifestación aparecieron el gobernador y el jefe comunal, y se reunieron con representantes de los moradores. Antes, el gobernador de Ñeembucú informó a la gente que el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, autorizó que mañana a la tarde lleguen 10.000 kits de alimentos a Pilar; estos se distribuirán el martes a todas las familias inundadas.

Por su parte, la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) tras-ladó a Pilar motobombas sumergibles para acelerar el desagote de los barrios inundados de la ciudad.

Un total de 12 máquinas y combustible para su funcionamiento fueron entregados a las autoridades locales por el jefe financiero de la EBY, Luis Fretes Escario. Los equipos poseen una capacidad de desagote de 250 litros por segundo y serán operados por técnicos de la hidroeléctrica.

Los responsables de la defensa de Pilar manifestaron que estas máquinas sumergibles serán vitales para recuperar miles de viviendas que se encuentran bajo agua en la capital departamental. Además, la EBY puso a disposición dos vehículos anfibios que son utilizados para el rescate y traslado de pacientes de las comunidades que quedaron aisladas ante el anegamiento de los caminos por las fuertes lluvias registradas.

Todas las actividades académicas en el Departamento de Ñeembucú continúan suspendidas desde el viernes, la medida es por tiempo indefinido, debido a que en Pilar muchas instituciones están funcionando como albergues de las familias desplazadas por la inundación.

Muchas zonas de Ñeembucú fueron azotadas por las inundaciones ante la crecida del río Paraguay, y las intensas lluvias. Unos 2.000 estudiantes y alrededor de 53 instituciones educativas están presionados por el agua.

Dejá tu comentario