Interior

Falta de terapia y aislamiento cobran vida de bebé indígena

 

Una paciente de la comunidad indígena Yshir Tomaraho de María Elena, distante a unos 50 kilómetros por agua de Fuerte Olimpo, capital del Departamento de Alto Paraguay, llegó al hospital regional de la ciudad y dio a luz una bebé, que al nacer tuvo problemas y como el nosocomio carece de terapia neonatal, se recurrió a una derivación que fue imposible concretarla, debido a que el avión no llegó a tiempo para realizar la evacuación.

La directora del hospital, Damaris Wagner, dijo que la niña nació con problemas respiratorios y cardiológicos; se llamó al servicio de SEME y como no se consiguió lugar en un nosocomio público, se hizo con una orden judicial para ingresar en un hospital privado, pero lastimosamente no pudo llegar el avión.

“Hicimos todo lo que pudimos con todo el plantel, pero tuvimos este desenlace antes de que llegue el avión que salió rumbo a Fuerte Olimpo. Insistimos para que venga el transporte a pesar de que nos dijeron que todo estaba destinado hacia Pilar, donde también hay desastre”, comentó la galena.

“En este caso, la terapia hubiera sido importante para aguantar hasta que llegue el avión para poder derivarle”, acotó la profesional.

La bebé nació ayer domingo a las 5:00 de la madrugada y luego pasó a una sala, donde se dieron cuenta que no podía mamar, y comenzó a cambiar de coloración. Luego ya se realizaron las gestiones para la derivación. Durante la espera de la evacuación, la bebé tuvo 10 paros cardiacos.

La madre de 20 años y el padre de 18 años son indígenas de la etnia Yshir Tomaraho, de la comunidad de María Elena. La mujer que dio a luz ni siquiera tiene una sola consulta prenatal, según los médicos que la atendieron.

La comunidad indígena está aislada, al igual que la propia localidad de Fuerte Olimpo. No cuentan con caminos, porque ya están destrozados por repunte de agua e inundados por acumulación de lluvias. Entre el sábado y ayer, casi todas las localidades registraron de nuevo precipitaciones pluviales, que oscilaron por 100 milímetros, lo que empeora el aislamiento; y las conexiones vía terrestre ya no funcionan.

El avión es el único medio que puede llegar en caso de urgencia, ya que un barco es un medio muy lento para salir de apuros.

El departamento lleva dos meses aislado a consecuencia del clima inestable, y los hospitales de cada distrito no cuentan con equipamientos como terapias, incluso las derivaciones para enfermos de gravedad son muy constantes, por las múltiples carencias en el servicio de salud que se arrastra desde hace décadas.

Dejá tu comentario