Economía

Ex ministros sugieren extensión de subsidios y postergar nueva deuda

En audiencia con Senado, César Barreto y Santiago Peña recomendaron al Gobierno cambios al plan de reactivación. Ex titular del BNF pidió priorizar microeconomía y reducir costos operativos.

En el Senado se realizó ayer un conversatorio con los ex ministros de Hacienda César Barreto y Santiago Peña, ocasión en la que se reflexionó sobre el plan de reactivación económica ideado por el Gobierno Nacional y se emitieron sugerencias al Equipo Económico. También participó del debate el ex viceministro de Economía y ex titular del BNF, Daniel Correa.

Las ex autoridades coincidieron en que hay un consenso en cuanto a los pilares del programa del Ejecutivo. Sin embargo, las medidas de asistencia y financiamiento generaron críticas.

César Barreto, en primer turno insistió en que es fundamental extender la duración de los subsidios a sectores que tardarán en recuperar su producción, de modo a asegurar una fuente de ingresos y garantizar su recuperación paulatina. En ese sentido, citó a las empresas del sector servicios y del turismo.

Por su parte, Santiago Peña coincidió en la necesidad de potenciar la ayuda social, pero recalcó que no es momento para pedir más deuda, considerando el crecimiento que tuvo el pasivo en este año para enfrentar el Covid-19. Instó a Hacienda a incluir los USD 350 millones recién en el Presupuesto 2021, con lo que se tendría un respiro en cuanto al pago de intereses y al espacio fiscal.

Finalmente, Daniel Correa resaltó que si bien el plan de reactivación es muy ambicioso, recomendó en la parte de obras priorizar las viviendas por su efecto multiplicador en la microeconomía. Agregó que cree importante también otorgar ventajas impositivas y reducción de costos laborales a las mipymes, con lo que se podría abaratar su operación y no restarles capital.

Respuesta. A su turno, el ministro de Hacienda, Benigno López, defendió el plan ideado por el Gobierno, aunque se mostró abierto a las sugerencias. Dejó un canal abierto con las ex autoridades y legisladores para seguir dialogando.

El jefe del Equipo Económico dijo que desde el Ejecutivo comparten la propuesta de extensión de los subsidios, recordando que con el Pytyvõ 2.0 se pretende llegar a unas 700.000 personas de los sectores más golpeados hasta fin de año.

Si bien no precisó la fecha en la que el plan será presentado oficialmente al Congreso, recalcó que acompañarán la reactivación con reformas de la regla fiscal, endeudamiento y gastos, entre otros.

Los senadores presentes en el conversatorio solo se limitaron a escuchar. Solamente Esperanza Martínez, titular de la Comisión de Hacienda y Presupuesto, pidió al Equipo Económico más compromiso con las exoneraciones y con la informalidad para ir dependiendo en menor medida de la deuda en el corto plazo.


Posturas dispares entre expertos en cuanto a otro endeudamiento
La toma de nueva deuda para financiar la reactivación tuvo posturas dispares y generó un amplio debate entre las ex autoridades.
Santiago Peña fue categórico en su postura de que no es el momento para más deudas y se mostró a favor de poner techo al crecimiento de los compromisos, pero Barreto y Correa no estuvieron de acuerdo con esa postura.
Para el directivo de Dende, lo importante en estos momentos de crisis es asistir a los sectores golpeados. Señaló que si no se cuenta actualmente con espacio fiscal y si el remanente de los fondos de emergencia no son suficientes para un redireccionamiento al plan de recuperación, se debe considerar la toma de deuda y en el corto plazo idear estrategias de contención con apoyo parlamentario.
Correa coincidió en que es un problema la falta de ahorro fiscal y señaló que contraer créditos es la manera más rápida para inyectar dinero a la economía. Refirió que luego de esta crisis se puede empezar a revisar las exoneraciones y los gastos, ya que ese proceso de reformas llevará más tiempo.
El ministro de Hacienda, Benigno López, volvió a defender la toma de nueva deuda. Recordó que ya casi no hay recursos de la Ley de Emergencia, ya que la mitad de ese dinero está comprometido en Salud y en el Pytyvõ 2.0. A eso, prosiguió, hay que agregarle el nuevo fondeo al Fogapy, por lo que insistió en la aprobación de los USD 350 millones.

Dejá tu comentario