23 may. 2024

Evitar la difusión de las noticias falsas acerca del coronavirus

Junto a la intensa lucha por frenar la expansión del Covid-19 o coronavirus también se debe desarrollar una fuerte campaña para evitar la propagación de noticias falsas o fake news, principalmente a través de las redes sociales en internet o servicios de mensajería como WhatsApp, que solamente contribuyen a generar mayor pánico o confusión en la población. Una manera de combatir este flagelo es mantener la calma, seguir a los medios periodísticos y profesionales que sean reconocidos, creíbles y confiables, que ofrezcan información verificada y con el debido respaldo en fuentes oficiales. No hay que prestarse a colaborar en el contagio del virus de la desinformación.

Uno de los principales fenómenos de la era digital y de la comunicación globalizada a través de las redes sociales, servicios de mensajería y sitios periodísticos en internet ha sido la aparición de las llamadas fake news o noticias falsas, que en algunos casos logran fuertes influencias en modificar conductas ciudadanas, como ha ocurrido en las elecciones presidenciales de Estados Unidos o en las votaciones en el Reino Unido acerca del brexit (un referéndum para decidir la salida de la comunidad europea).

Ante la amenaza global del Covid-19 o coronavirus, ya declarada como pandemia por la Organización Mundial de la Salud, la vigencia de las falsas noticias tiene efectos devastadores, al instalar como ciertos algunos datos que resultan falsos o no han tenido confirmación.

El daño más frecuente se comete con información propagada a través de posteos en redes sociales de internet o de servicios de mensajería, divulgando la identidad de personas que supuestamente han sido contagiadas con el coronavirus, sin que esa información surja de la única fuente oficial sobre este tema, que es el Ministerio de Salud. De ese modo se genera una situación de temor y zozobra en la población, especialmente la del área en donde reside el presunto enfermo.

Un reciente caso que generó mucha polémica fue el texto que compartió la conocida activista María Esther Roa, dirigente de la organización Ciudadanos Autoconvocados Comisión Escrache (CACE), informando acerca del fallecimiento de un médico que se encontraba en situación de contagio. El hecho fue desmentido con mucha indignación por los familiares del médico. La dirigente tuvo que borrar lo escrito y pedir disculpas.

En las redes sociales circulan varios datos que ya han sido desmentidos por los expertos, pero aún así se han instalado con fuerza en la población, incluso lo repiten algunos médicos no muy bien informados. Uno de ellos es que el Covid-19 muere por efectos del calor al alcanzar los 26 grados centígrados. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) destaca que, según las evidencias recabadas hasta ahora, el virus se puede transmitir en todas las áreas, incluyendo las que tienen clima cálido y húmedo.

Otras versiones, como la que sostiene que la cocaína es un remedio contra el coronavirus, o que beber agua caliente mata al virus, han sido desmentidas. Lo mismo pasa con informes que aseguran que el alcohol en gel no sirve para la higiene para prevenir el contagio, y que el vinagre es mucho mejor. Los especialistas aseguran que esto es falso: el vinagre no sirve y lo mejor sigue siendo lavarse bien las manos con agua y jabón; el alcohol en gel ayuda mucho, pero siempre que las manos no estén sucias. Ayer varios posteos aseguraban que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dio positivo al análisis de coronavirus, pero la versión oficial afirmó totalmente lo contrario.

No hay que prestarse a colaborar en el contagio del virus de la desinformación. Una buena manera de combatir este flagelo es mantener la calma, seguir a los medios periodísticos y profesionales periodistas que sean reconocidos, creíbles y confiables, que ofrezcan información verificada y con el debido respaldo en fuentes oficiales.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.