12 abr. 2024

En Paraguay, alrededor de 278.900 personas no saben leer ni escribir

24 millones de estudiantes puede que ya no tengan posibilidad de estudiar en todo el mundo tras pandemia. 13% de la asistencia escolar cae en la adolescencia desde los 15 años, según datos de la DGEEC del año pasado.

La tasa de analfabetismo en el país se mantiene desde el 2020 en torno al 5,3%, representando a 278.900 personas desde los 15 años que no pueden leer ni escribir. El Día Internacional de Alfabetización se recordó ayer, instaurado por la Unesco buscando recordar esta herramienta para la dignidad y de derechos humanos para todas las personas.

Se apunta a “lograr avances en la agenda de alfabetización con miras a una sociedad más instruida y sostenible”, indica un comunicado oficial.

Los números están lejos de mejorar en este ámbito en territorio nacional. Además, el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) no cuenta con recursos presupuestarios para brindar estrategias de prevención y de reinserción de jóvenes y de adultos que fueron excluidos del sistema educativo. Pero, lanzó recientemente una campaña donde plantean el voluntariado como herramienta para descender en los números.

Evento. Las autoridades, estudiantes y docentes de programas de alfabetización y de educación para adultos del MEC participaron ayer de un acto oficial en la plaza Juan E. O’Leary del microcentro capitalino. “Hoy ya escribo y leo bien. Nadie puede engañarme y ya puedo enseñar a mis nietos”, manifestó Adela Núñez, estudiante de uno de los centros de alfabetización de la cartera educativa.

“Tengo una alumna con síndrome de Down que está aprendiendo a escribir, leer, sumar y restar. Estoy orgullosa por ello”, manifestó la profesora Verónica Monges. La educadora estuvo en representación del Círculo de Alfabetización de Areguá.

Tras la pandemia es posible que casi 24 millones de estudiantes en el mundo ya no tengan posibilidad de regresar a la educación formal y que de esa cifra, 11 millones son niñas y mujeres jóvenes, según la viceministra de Educación Básica, Alcira Sosa.

“Son personas que no van a poder escribir sus memorias, se van a perder en el tiempo y no van a dejar un legado ni leerles cuentos a sus nietos.”, refirió el ministro de Educación, Nicolás Zárate.

Hoy ya escribo y leo bien. Nadie puede engañarme más y encima ya puedo enseñar a mis nietos. Estoy feliz. Adela Núñez, estudiante.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.