Deportes

En la historia grande

 

Independiente del Valle derrotó de forma clara y contundente a Colón de Santa Fe por 3-1 para consagrarse campeón de la Copa Sudamericana en La Nueva Olla, en la primera final única continental.

El juego fue más que el corazón. Los ecuatorianos se plantaron ante un estadio repleto de hinchas sabaleros e hizo su negocio, dominio tiempos y espacios.

Independiente del Valle aprovechó los tiempos y espacios. Hizo su juego en el primer tiempo, vio que soltando los laterales podría herir y lo hizo.

La pelota parada abrió el marcador, con un centro al corazón del área de Pellerano que León fusiló de cabeza al portero Burián.

La lluvia jugó su partido, lo detuvo por más de 45 minutos. El retorno al juego lo vio a Colón más claro con sus ideas, pero la efectividad fue toda ecuatoriana.

Por esos laterales que estaban muy abiertos, Sánchez casi desde mitad de cancha se llevó el balón y en una corrida casi olímpica, sin resistencia, quedó mano a mano y definió para el 2-0.

Reacción. En la complementaria, Colón intentó con sus medios, con pocas ideas de armado de juego, pero intentó. Tanto que terminó con tres delanteros fijos.

De los paraguayos, el Chelo Estigarribia hizo un buen partido, de volante terminó como lateral por necesidad de ataque, y Jorge Ortega no tuvo pelotas claras en sus pies.

Ya sobre el final, el descuento de Olivera dio emoción a los últimos minutos, pero de contragolpe y sin defensas, Cabezas habilitó a Dájome para liquidar el marcador con un justo 3-1.



Christian Dájome
Encargado de recuperar y armar juego para el ataque de Independiente se dio el gustazo además de marcar el gol que le dio la copa a su equipo.

Independiente del Valle se consagró campeón de la Sudamericana.

Venció por 3-1 a Colón de Santa Fe y se coronó por primera vez.

6.750.000
dólares se embolsó el equipo ecuatoriano en total por los premios de la competencia y la recauda

El árbitro Claus y varios fallos dubitativos
El brasileño Raphael Claus y su terna no tuvieron una buena actuación. Permitió pegar, demoró en sus cobros y adicionó muy poco. Dejó que los jugadores le llevaran más el partido. Lo positivo fue la suspensión momentánea del partido por lluvia, el tiempo fue justo para reanudar el juego de buena forma.

Dejá tu comentario