Economía

“En algún momento van a venir las grandes inversiones de Israel al país”

El gremio empresarial celebró su quinto aniversario como facilitador del comercio entre ambos países. Hoy día la balanza comercial es diez a uno a favor de Paraguay, pero aún hay mucho por hacer.

El presidente de la Cámara de Comercio Paraguayo-Israelí (Cacopi), Alejandro Rubin, sostuvo que los israelíes están ávidos del comercio con Latinoamérica y se puede crecer mucho más. En conversación con ÚH, Alejandro Rubin, comentó que Cacopi celebró recientemente su quinto aniversario de creación. Apuntó que en este tiempo fueron creciendo como facilitadores del comercio entre ambos países. Sostuvo que hay mucho por hacer y crecer y que actualmente la balanza comercial es diez a uno a favor de Paraguay, que tiene el potencial de la producción de alimentos, mientras Israel la tecnología y cooperación en educación.

–¿Cómo encuentra a la Cacopi este nuevo aniversario?

–Es el quinto año de la Cámara de Comercio que nació un poco por necesidad y a partir de que el comercio entre Paraguay e Israel existe desde hace mucho tiempo. Entonces, mucha gente empezó a preguntarme, como cónsul honorario, qué negocios se pueden hacer con Israel que es un país que llama mucho la atención por su alta tecnología. Así, la Embajada me dio un poco más de tiempo para crear esta Cámara. Ya como fundadores estuvimos sesenta socios. Hoy estamos casi 90 y del primer tiempo actuamos como puente facilitador de negocios. Mi visión es que son dos economías muy complementarias, y eso es lo que queríamos facilitar a través de una Cámara de Comercio.

–¿En qué podrían beneficiarse comercialmente ambos países?

–Es lo que se da actualmente. Paraguay se posicionó y es muy bueno como país productor de alimentos. Ese va a ser el futuro de Paraguay en principio. También que tenemos una de las mayores fuentes de agua potable y energía verde provenientes de las hidroeléctricas. Israel, por su lado, lo que tiene es una alta tecnología y con Paraguay demostró hace mucho tiempo una gran predisposición a la colaboración, no solamente en tecnología sino también en educación. Así vinieron muchas cooperaciones y hay muchos ex becarios. Pero en lo que se refiere a comercio específicamente, creo que se puede hacer mucho porque los israelíes están muy ávidos del comercio con Latinoamérica. Ahí es donde tenemos que hacer un trabajo de ambos lados para posicionar también a Paraguay en Israel como una base, a fin de hacer negocios desde acá y todo lo que es el Mercosur. Israel es el primer país que tuvo con Mercosur un Tratado de Libre Comercio (TLS). Israel es un país pequeño con nueve millones de habitantes, pero con un ingreso per cápita muy alto y una franja de consumidores de perfil muy alto. Es por eso que paga muy bien por la carne paraguaya.

–¿Cómo está la balanza comercial en este momento?

–Históricamente y, hasta ahora, no se rompe. Es decir, se mantiene diez a uno a favor de Paraguay. Si nuestro país exporta cien, importamos diez de Israel. Ahora, esos son números que sacamos del Sistema Sofía de Aduanas, pero pueden tener una variación muy alta porque como Israel tiene un TLC, a veces muchos de sus productos bajan por Brasil y luego podrían venir a Paraguay. También tenemos cuestiones de tecnología que a veces no pasan por puertos que son software que se hacen por línea.

–¿Qué puede hacer la Cámara para incrementar el comercio?

–Nosotros somos facilitadores. Si un paraguayo tiene un producto que quiere exportar a Israel, tenemos los contactos que pueden servirle de ambas partes. Desde la Cámara de Comercio, a lo largo de nuestra corta historia, ya hemos ofrecido información sobre casi 150 posibilidades de negocio a nuestros socios. Son cinco años y en el medio dos de pandemia. Pese a esto, no paramos.

–¿Recibieron algunas propuestas de inversiones importantes de Israel?

–Israel siempre busca las mejores oportunidades de negocio que van en paralelo a la cuestión diplomática y política. En ese sentido, hicimos con el Ministerio de Industria y Comercio dos misiones comerciales a Israel. Varias veces hemos ido a mostrar que Paraguay puede ser una plataforma interesante para que la industria y tecnología israelí venga hasta Paraguay a desembarcar. Acá tenemos un mercado muy grande de Argentina, Brasil y toda Latinoamérica. Fuimos a proponer a Paraguay como base. No es tarea fácil, pero lo estamos haciendo.

–¿Se podría hablar de algo que ya marca presencia israelí en Paraguay?

–Una industria grande aún no, pero siempre hay preguntas y consultas. En algún momento van a venir. Grandes marcas ya están acá como las de riego por goteo, tecnología, seguridad. Tienen a sus representantes en el mercado. Ahora mismo también hay productos en farmacias con patentes israelíes producidas en Paraguay y que tienen interés de exportar desde acá al mundo. La Cámara de Comercio puede dar una gran ayuda facilitadora. Tampoco puedo ser muy hipócrita y decir que las cosas son fáciles. Son países difíciles con culturas distintas y es ahí donde la Cámara puede actuar de muy buena herramienta para el empresario que quiera ir allá o los israelíes que quieran venir a Paraguay.



Dejá tu comentario