Economía

El trabajo en la pandemia

 

–Es hora de clase– Dicen los padres y conectan al niño con la computadora para seguir las instrucciones del docente. También los jóvenes con las clases virtuales y muchos adultos nos conectamos al trabajo ante la crisis generada por el Covid.

Algunos cambios beneficiosos. Valoramos tener más tiempo en familia, dormimos un poquito mas, (muy importante para estos días de frío), no nos movilizamos diariamente para ir al trabajo o a reuniones, lo que implica tiempo, estrés, peligro de accidentes en los traslados, deterioro de vehículos y gases que contaminan nuestro planeta.

Esta pandemia que ya lleva más de un año, nos cambió la vida y ya nada será como antes porque valoramos un estilo de vida menos ajetreado y mas seguro.

Los empresarios debemos privilegiar todas las medidas para cuidar de nuestros colaboradores, expuestos al contagio. Tenemos el terrible récord de más muertos por cantidad de habitantes del país, y la inoperancia en la llegada de vacunas. ¡Somos menos de 8 millones de habitantes! ¡No sería complicado ni costoso vacunar a toda nuestra gente!

Los empresarios debemos presionar al Gobierno y ofrecer nuestras instalaciones y contactos para lograr una masiva vacunación. ¡Cuántas pérdidas de vida por no actuar con previsión!

En estas circunstancias, mas que nunca necesitamos el compromiso y la creatividad de las empresas para mantener el país en marcha y sostener el empleo. Producir, industrializar, crear y abrir mercados de exportación. También es prioritario que las empresas de conectividad, faciliten un internet seguro con precios económicos para que todas las familias puedan conectarse virtualmente.

Con esperanza vemos los comedores al aire libre en las calles céntricas. El comercio debe buscar la forma de sostenerse. En tiempos de crisis nadie espera grandes beneficios, sino lo necesario para sostener el negocio esperando tiempos mejores.

Quiero compartir acciones que realizan empresas para hacer frente al Covid, garantizando el trabajo de la gente, con los protocolos de higiene establecidos.

1. Adecuación de instalaciones: Lavaderos de mano en todas las dependencias de la empresa; túnel de desinfección en la entrada, y contratación de un médico de familia para capacitar al personal, consultas médicas y seguimiento a los pacientes, para evitar la espera y aglomeración en los hospitales.

2. Servicio de un bus exclusivo para el ingreso y salida del personal.

3. Distribución permanente a los colaboradores de: Tapabocas, alcohol de mano, kit de limpieza para el hogar.

4. Adecuación de salas de reuniones para oficinas, para mantener la distancia correspondiente.

5. Incorporación del trabajo remoto en aquellas funciones posibles: La empresa puede facilitar la compra de notebooks con pagos en cuotas.

6. Considerar un bono al personal. Son tiempos difíciles donde mucha gente en la familia quedó sin trabajo.

Estas acciones permiten mantener la operativa durante esta crisis sanitaria. Los colaboradores se sienten cuidados y agradecidos, se ponen la camiseta sabiendo que ellos son parte de nuestro valioso “capital”, y que no podemos subsistir ni crecer, sin su aporte generoso y valiente.

Dejá tu comentario