Interior

El bosque del lago Yrendy, de Alto Paraná, considerado tesoro ecológico

Está ubicado a 800 metros de la ruta PY02, a la altura del kilómetro 12 de Ciudad del Este, dentro de una reserva de 160 hectáreas. Es uno de los sitios naturales más hermosos del departamento.

El lago Yrendy, ubicado a la altura del kilómetro 12, a unos 800 metros de la ruta PY02, constituye en un potencial atractivo turístico de Ciudad del Este, que guarda un hermoso legado de la antigua vegetación que alguna vez cubrió toda la región de Alto Paraná.

Esta fuente tiene la particularidad de ser la única formada de manera totalmente natural. Los demás lagos, como el Acaray y República, ubicados en la capital departamental, el Yguazú, ubicado en el distrito del mismo nombre, e Itaipú, ubicado al norte, en la región limítrofe entre Brasil y Paraguay, se formaron a partir de la represa de ríos y arroyos.

Este lago esta instalado en el centro de una reserva de bosque de 160 hectáreas que está a cargo del Instituto Forestal Nacional (Infona) y pertenece al Ministerio de Agricultura. El lugar sigue siendo uno de los sitios naturales más hermosos del departamento.

Como Ciudad del Este ya no tiene zona rural, debido a que por ordenanza municipal es totalmente urbana, el parque lineal del Área 1 y el lago Yrendy guardan el remanente de bosque que alguna vez cubrió toda la región, por lo que se constituye en un verdadero tesoro ecológico. Este hermoso y curioso lago o laguna tiene una fuente natural. Según los lugareños hay una leyenda que dice que el origen de la fuente fue la caída de un meteorito o el ita rendy, que abrió un cráter en el lugar dando paso a la formación del lago. Por la piedra de fuego que cayó, nace su nombre: Yrendy.

Sin dudas es un paraíso y es obligación de todos preservarlo, afirman los vecinos que organizados trabajan para cuidarlo y evitar que se siga depredando, una de la mayores preocupaciones. Alberga al último remanente del Bosque Atlántico del Alto Paraná y cuenta con una gran extensión de bosques nativos y gran biodiversidad de plantas frutales, medicinales y de otras especies. “Tenemos que levantarnos y proteger la herencia de los niños que están naciendo en este tiempo, que si no hacemos algo, ellos ya no verán esta maravilla de la naturaleza”, asegura doña Leopoldina viuda de Blanco, pionera y la más férrea defensora del lago y su entorno vegetal. Sus 85 años no le impiden seguir trabajando por la protección de esta fuente.

No se sabe su origen, por lo que a esta fuente siempre le rodea un aire de misterio debido a que, sin contar con afluentes, siempre mantiene su nivel de agua, que no se ve afectado ni por las más duras sequías, así como las más grandes lluvias.

Los vecinos organizados lo respetan, defienden y aman por considerarlo un ojo del acuífero Guaraní. El actual intendente municipal, abogado Miguel Prieto Vallejo, se comprometió a impulsar un proyecto de recuperación, protección y cuidado del ecosistema y transformarlo en un lugar turístico. En este contexto la Municipalidad de Ciudad del Este y el Infona firmaron un acuerdo a finales del año pasado, para impulsar proyectos conjuntos. Uno de los principales apunta a convertir el lago en un atractivo turístico.

La Comuna empezó a realizar limpieza y por su parte el Infona se comprometió a proveer plantines de especies nativas y exóticas, según su disponibilidad, para proyectos de reforestación que impulse la Municipalidad.

Dejá tu comentario