21 feb. 2024

El animal más pesado superó los 1.100 kilos, luego de años

En los últimos años, los animales más pesados apenas superaban la tonelada. Este año, Apolo, un macho Nelore, alcanzó los 1.167 kilos. La más pesada fue Morocha, una hembra de raza Brangus, con 725 kilos.

Ayer se realizaron los pesajes de los animales en competencia de la Expo 2018.

Una noticia que siempre llama la atención es el de los animales más pesados. Este año, dicho título lo llevó un toro de la raza Nelore, que superó la tonelada.

Apolo tiene 35 meses y fue criado en Areguá, pero nació en el Bajo Chaco, comentaron sus cuidadores.

No es la primera vez que participa de esta y otras expos, pero es posible que sea su última participación, agregaron.

El animal pesó unos 1.167 kilos, un número que no se registraba desde hace al menos cinco años, según los archivos.

El año pasado, el más pesado fue un ejemplar de la raza Brangus, con 1.097 kilos.

El animal, que seguirá en exposición en el galpón Nelore durante toda la Expo 2018, fue criado y es expuesto en esta ocasión por la empresa Agropecuaria Campo Verde SA.

Apolo es un reproductor y tiene varios títulos de diferentes competencias en su haber, señalaron sus cuidadores. Su alimentación se basa en balanceados, maíz y heno.

El animal se destaca entre los demás por su tamaño, a pesar de que el resto de los ejemplares de su raza también son animales de gran porte.

Hembras. En el caso de las hembras, la más pesada resultó ser Morocha, con 725 kilos.

Se trata de un ejemplar Brangus, raza que en los últimos años ha logrado llevarse el “título” del animal más pesado en varias ediciones anteriores.

La hembra fue criada por Bellamar Estancias SA y expuesta por la Ganadera Arandu SA, según datos proveídos por la Comisón Central de Exposiciones (CCE).

Morocha tiene 36 meses de edad y está embarazada. Fue preñada en enero. Es su segundo embarazo, contaron los cuidadores.

Fue criada en Nueva Italia y esta es su segunda Expo. En la anterior edición, se llevó el segundo lugar de su categoría, recordaron los cuidadores.

Al igual que Apolo, esta sería la última Expo de Morocha. La hembra también estará en exposición para todos los que quieran verla hasta el final de la Expo, en el Galpón Brangus.

Sin embargo, la hembra más pesada de la edición anterior supera a Morocha. En el 2017, la hembra Brangus pesó 806 kilos.

Los criadores tanto de Nelore como de la Brangus coinciden en que su objetivo principal no es precisamente tener animales pesados, sino que la prioridad es mejorar la calidad de la carne a través de la genética y las buenas prácticas.

Falleció una hembra Nelore
Cinco días antes del inicio de la Expo 2018, cuando los animales estaban en etapa de ingreso al predio, se registró el fallecimiento de una hembra de la raza Nelore, según confirmó el presidente de la Comisión Central de Exposiciones (CCE), Miguel Reinau. El representante de La Rural aseguró que este fue el único evento negativo de carácter sanitario ocurrido en esta edición. De hecho, es algo insólito probablemente en toda la historia de la Expo, dijo. Explicó que, según la autopsia, la causa de muerte fue la obstrucción de órganos internos derivada del consumo de cascarilla de arroz. La muerte fue notificada al Senacsa y el animal fue incinerado.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.