Mundo

EEUU rechaza reclamo chino y sigue escalada de represalias

 

Estados Unidos declaró formalmente "ilegales" este lunes prácticamente todos los reclamos chinos de soberanía en el Mar de China Meridional, en una escalada en la política de rechazo de Washington a los avances de Pekín en ese espacio estratégico lleno de disputas territoriales.

"Dejamos claro que los reclamos de Pekín sobre recursos lejanos a la costa en la mayoría del Mar de China Meridional son completamente ilegales, como también lo es su campaña de intimidación para controlarlos", dijo el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, en un comunicado.

China reclama casi la totalidad del Mar de China Meridional, un espacio estratégico clave para el comercio internacional y rico en recursos naturales, que también reivindican parcialmente Brunei, Filipinas, Malasia y Vietnam.

El comunicado de Pompeo marca la primera vez que EE.UU. declara formalmente su rechazo a la mayoría de los reclamos de soberanía chinos, hasta el punto de detallar los perímetros que considera fuera del control legítimo de China.

"El mundo no permitirá que Pekín trate el Mar de China Meridional como su imperio marítimo", subrayó Pompeo.

La declaración de Washington promete tensar todavía más la relación con Pekín, muy debilitada ya por las acusaciones mutuas relacionadas con la pandemia de la COVID-19, la aprobación de la nueva ley china para Hong Kong y la guerra comercial.

CASO DE LOS UIGURES. Horas antes China anunció medidas de represalia contra tres congresistas estadounidenses y un alto responsable del Departamento de Estado en repuesta a las sanciones de Washington por la situación de la minoría uigur en Xinjiang.

Estados Unidos anunció el jueves que rechazaría los visados a tres importantes responsables chinos acusados de haber orquestado la represión contra musulmanes uigures en esta gran región del noroeste de China.

Esta vez, los estadounidenses objeto de sanciones son tres legisladores muy críticos con China, los senadores Marco Rubio y Ted Cruz y el congresista Chris Smith, así como el embajador Sam Brownback, defensor de libertades religiosas.

La decisión de Pekín se produce "en respuesta a las equivocadas acciones de EEUU" aseguro una portavoz del ministerio chino de Exteriores, Hua Chunying. Ted Cruz, reaccionó ante la medida señalando que el Partido Comunista Chino (PCCh) se encuentra "aterrorizado" y lo acusó de esconder la verdad sobre la pandemia del Covid.

Dejá tu comentario