País

Detectan irregularidades en restauración de patrimonio

 

Ocurrió en Caazapá. Se trata del antiguo convento franciscano donde funciona hoy la Supervisión Regional del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC).

En el marco de una obra de restauración y refacción del inmueble –hoy patrimonio histórico cultural–, la empresa contratada por el Municipio local desmanteló toda la estructura del techo “de una manera poco ortodoxa”, calificó Silvia Rey, directora de Bienes Culturales de la Secretaría Nacional de Cultura (SNC).

Si bien todo el tejado del inmueble “se caía a pedazos” y estaba a punto de colapsar, la intervención se realizó sin cumplir los protocolos previstos en la restauración de inmuebles patrimoniales.

Alertados por los vecinos, la SNC ordenó la paralización de las obras el sábado 2 de febrero. El martes pasado se constituyeron en el sitio y verificaron irregularidades en la intervención.

“Las tejas y tejuelas se tiraron abajo. Son bastante antiguas, no voy a decir que son de la época franciscana, pero sí por lo menos de hace 100 años”, refirió Rey, quien posteriormente se reunió con autoridades de la Comuna local para instruirles en los procesos de restauración de edificios y bienes patrimoniales.

La obra es encarada por la Intendencia y fue adjudicada a la empresa Cañiza Construcciones mediante recursos del Fonacide.

“Vimos un dictamen del MEC que le autorizaba siempre y cuando hayan seguido todos los caminos correspondientes para el desarrollo del proyecto. Y resulta que el proyecto nunca fue presentado a la Secretaría de Cultura”, remarcó la directora.

La semana pasada, cuando realizaron la inspección, encontraron además que parte del maderamen del techo no estaba en el sitio de obras. “Llevaron de ahí”, dijo.

Tras la presión de los funcionarios de la SNC respecto al paradero de los valiosos materiales que componen el edificio –cuando estaban de regreso en plena ruta–, les dijeron “que estaban en el depósito de la Municipalidad”.

“Consultamos y preguntamos; nadie sabía nada. Después de que hablamos con la Junta Municipal, apareció de repente. Al principio no nos querían decir dónde estaban, pero de repente había sido que estaba en el depósito municipal”, comentó Rey sin dejar de aludir que ese tipo de insumos se comercializa por tratarse de maderas antiguas.

“Volvimos a solicitar que se aseguren las coberturas porque son muros de ladrillos de adobe. Y que hagan una clasificación de todo el material para poder rescatar las tejas y tejuelas, de aquellos que tiraron”, manifestó al señalar que labraron un acta de intervención. La obra se iniciaría recién cuando la firma presente un protocolo a la SNC.

Dejá tu comentario