Sucesos

Desde hace años, los peces gordos se refugian en Paraná Country Club

El infructuoso allanamiento para detener a un brasileño presuntamente vinculado al narcotráfico hizo emerger de vuelta la fama de “guarida de criminales” que tiene este complejo cerrado.

Las detenciones y búsquedas de miembros de organizaciones criminales en el primer complejo cerrado del Este del país, ubicado en Hernandarias, se registran desde el año 2009. Los peces gordos del narcotráfico y el lavado de dinero pasan mimetizados entre prósperos comerciantes y empresarios que residen en el Paraná Country Club.

El complejo cerrado fue noticia nuevamente cuando una comitiva policial judicial buscó al presunto narcotraficante brasileño Lindomar Reges Furtado y a Marcus Vinicius Espindola Marques de Padua, el miércoles último. Ambos aparecen como propietarios de varias empresas e inmuebles en el país.

El sistema de seguridad del complejo habitacional privado sería uno de los motivos de que los delincuentes buscados en su país opten por residir en el lugar, rodeado de una espesa vegetación y que linda con el río Paraná y el Acaray. Los guardias, ahora presos, revelaron que la zona residencial cuenta actualmente con cinco mil habitantes.

LAVA JATO. Durante la búsqueda de Darío Messer, acusado de lavado de dinero y otros, agentes de la Interpol y el fiscal Manuel Rojas Rodríguez habían capturado a Bruno Farina en una mansión, el 26 de diciembre del año 2018. Ambos estaban siendo investigados por organización criminal, corrupción activa y pasiva de lavado de dinero, junto con evasión de moneda corriente, en el marco del caso Lava Jato del Brasil. Farina tenía orden de captura con pedido de extradición y era propietario de una empresa de seguros médicos y un club de vinos.

TRÁFICO DE ARMAS. El marginal brasileño Marcelo Fernando Pinheiro Veiga, alias Marcelo Piloto, si bien fue capturado en la localidad de Cambyretá, Departamento de Itapúa, vivió durante cinco años en el Paraná Country Club, conforme a los antecedentes registrados por la Policía Nacional. Su detención se produjo en febrero del año 2018 y fue expulsado del país, tras asesinar a una joven en la sede de la FOPE, de la Policía Nacional. El mismo es proveedor de drogas y armas del Comando Vermelho, dirigido desde la prisión por Fernandinho Beira Mar.

Una comitiva policial fiscal allanó una residencia en el complejo cerrado el 5 de febrero del año 2015, donde se incautaron de 47 armas de fuego y proyectiles. Los agentes capturaron a José Marcelo Rivarola Giménez y Sergio Wilfrido Vázquez, propietario de la vivienda, quien señaló que es coleccionista de armas registradas ante la Dirección del Material Bélico. Mientras que la Policía lo señaló como proveedor de armas al Primer Comando Capital del Brasil.

EFEDRINA. El supuesto narco Ibar Pérez Corradi, detenido en el año 2016 en la ciudad de Foz de Yguazú, también residió por varios años en el Paraná Country Club, por lo menos hasta febrero del año 2015. Las fuerzas del orden lo buscaron sin éxito en el lugar. Pérez Corradi luego se habría comprado una cédula paraguaya de contenido falso y se borró las huellas dactilares, para evitar su identificación, conforme a los antecedentes.

El argentino era buscado por tráfico de efedrina y habría sido capturado por agentes de Interpol y de la Senad, en diferentes ocasiones, pero luego puesto en libertad. El mismo tenía un pedido de extradición de los Estados Unidos, que finalmente fue levantado y era investigado por un triple homicidio en el marco del tráfico de drogas. Pero, actualmente está libre, conforme a las últimas informaciones publicadas por medios argentinos.

NARCOTRÁFICO. El narcotraficante Víctor Brítez Aranda, alias Chapalo, fue detenido en su residencia del Paraná Country Club el 4 de abril del año 2014, por agentes de la Senad.

Este lideraba un clan del narcotráfico que acababa de bajar un cargamento de 300 kilos de cocaína en una estancia de Paraguarí, donde fueron capturados sus soldados Elías Fretes, Isidro Galeano, Richard Fernández y Julio Espinoza.

El 24 de febrero del año 2021, una comitiva fiscal policial allanó una lujosa vivienda para detener a Rafael Henrique Sisti Nunes, buscado con código rojo en la Interpol, por tráfico de drogas, lavado de dinero y asociación criminal en un operativo denominado Quebracho.

El 27 de abril del año 2017, una comitiva allanó una residencia para capturar a Wellington Tiago Mirandaes, para incautar un dron que, supuestamente, fue utilizado para mapear la sede de la firma Prosegur, asaltada unos días antes por miembros del Primer Comando Capital.

SECUESTRO. Uno de los procedimientos exitosos de las fuerzas del orden se realizó el 24 de enero del año 2013, para la captura del ex convicto brasileño Mauro Sergio Carnevalle, por intento de secuestro y homicidio, además de otro caso de asociación criminal y violación de la Ley de Armas. En el Brasil tenía antecedentes por formación de cuadrilla.

Para entrar al complejo, los agentes primero capturaron a todos los guardias de seguridad, para luego entrar en la residencia alquilada por Carnevalle, a quien lo capturaron con una pistola Zigzauer con dos cargadores, además de documentos y una notebook.


Drogas y armas, en sus orígenes
Corría el año 2009 cuando, el 6 de setiembre, una dotación de la Senad y la Fiscalía procedió a capturar a dos miembros de la organización criminal Comando Vermelho, en las inmediaciones del Lago de la República, y otros tres aliados en una residencia del Paraná Country Club, perteneciente a los primeros capturados.
Se trata de Ricardo dos Santos Silva, alias Tubarao o Shark, y Anderson Bonfin de Alencar, alias Head o Leoc, quienes habían sido detenidos frente a una discoteca, mientras que en su casa cayeron Fabricio de Araujo Brunismann, Mauricio Eduardo Rocha y una menor de 16 años, quienes fueron expulsados del país ese mismo día.
Ricardo Dos Santos Silva buscaba comprar 90 fusiles para enviar al Brasil, además de ser señalado proveedor de éxtasis y marihuana al Comando Vermelho.
Las armas eran compradas en Paraguay, Bolivia y Argentina, según los antecedentes del caso.

Dejá tu comentario