Sociales

Del jardín a la mesa, la aventura de sembrar en casa

 

“El sabor de una hortaliza cultivada en casa no tiene comparación. Es fresca, olorosa y deliciosa. Además de nutrirnos, la huerta jardín nos ayuda a aprender a valorar el suelo, el agua, el aire, las hierbas, las flores, los árboles y la tierra toda que nos cobija y alimenta”, resalta Soledad Martínez Stark, ingeniera agrónoma que promueve la alimentación sostenible desde las casas. Y advierte que este camino definitivamente no tiene vuelta atrás. “Se convierte en una forma de vida”, destaca. Para iniciar la siembra, Soledad brinda los siguientes consejos a tener en cuenta.

EL ESPACIO. El proyecto se puede adaptar a cualquier espacio disponible. “Puede tener un metro cuadrado o incluso menos cuando hablamos de un balcón”, refiere Soledad. Y es en el caso de los balcones en el que se puede aprovechar una pared para hacer una huerta vertical. Y cuando se cuenta con un patio o jardín, “es muy buena idea asociar hortalizas y verduras a las plantas ornamentales, tratando de ganar gradualmente espacio al área ocupada por el césped a favor de la huerta jardín” recomienda. Lo que hay que tener en cuenta es que el terreno sea mayormente plano, sin desniveles”.

La luz. Para Soledad, la primera condición para cultivar alimentos es contar con buena luz solar. Al espacio debe llegar el sol un mínimo de 4 horas diarias y agrega que siempre es mejor cuanto mayor tiempo las plantas puedan recibir la luz solar. Y enfatiza que la buena recepción de luz es esencial sobretodo en otoño e invierno.

los elementos. Para desarrollar la huerta en espacios reducidos, se necesitarán recipientes, tierra, abono orgánico, semillas o plantines y agua. Los recipientes pueden ser reciclados como cajas, bidones, o pueden ser macetas tradicionales. El tamaño de los recipientes dependerá de lo que se quiera cultivar y del espacio. Por ejemplo, para cultivar tomates o brócoli, se necesitan envases de 20 litros; en cambio para hortalizas pequeñas como: Acelga, perejil, lechuga, espinaca, pueden funcionar envases o macetas de 20 centímetros de profundidad. Este tipo de recipientes también funcionan para las especies aromáticas herbáceas como menta, tomillo y orégano. En el caso de la albahaca, el romero, el cedrón Paraguay o la carqueja, los recipientes deben ser mas amplios y profundos.

Siempre es importante incorporar materia orgánica en forma de abonos como humus o compost y ceniza para equilibrar el estado nutricional del suelo, concluye Soledad.


Las huertas jardín promueven una gran diversidad de especies y propician la convivencia de hortalizas, flores y plantas aromáticas en las casas.

Qué sembrar
Un aspecto importante a la hora de sembrar es tener en cuenta el calendario de siembras. “La mayoría de las hortalizas crecen mejor en otoño e invierno en nuestro país, excepto las que son tradicionalmente de verano como el zapallo, la calabaza, el pepino y la berenjena”, refiere Soledad Martínez Stark.
Más datos se pueden encontrar en las redes sociales de Soledad Martínez Stark. Allí la profesional comparte técnicas y tutoriales para generar abonos orgánicos y otros consejos para llegar a buen término y obtener una siembra y cultivo exitosos en los hogares.

Dejá tu comentario