Mundo

Deforestación en Amazonia subió el 104% en noviembre

 

La deforestación en la Amazonia brasileña creció un 103,7% en noviembre, en comparación con el mismo período de 2018, de acuerdo con las estimativas del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (Inpe) divulgadas ayer.

Según el instituto, entre el 1 y el 30 de noviembre se registraron alertas de deforestación en 573,03 kilómetros cuadrados de la Amazonia, la mayor área para ese mes desde 2015.

Los datos corresponden a la proyección sobre deforestación que realiza mensualmente el Inpe, con base en un sistema de alertas de alteraciones en la cobertura forestal de la Amazonia.

Con base en la proyección, la deforestación pasó de los 276,40 kilómetros cuadrados en noviembre de 2018 a 573,03 kilómetros cuadrados el mes pasado.

ALARMA. El dato también es alarmante para el acumulado entre enero y noviembre.

Las estimativas del Inpe señalan que la deforestación en la Amazonia brasileña durante este período prácticamente se ha duplicado al pasar de 4.879 kilómetros cuadrados en 2018, a 8.695 en 2019.

Organizaciones medioambientales han culpado de este incremento de la tala de árboles en el mayor bosque tropical del planeta a la retórica antiecologista del presidente brasileño Jair Bolsonaro, quien está a favor de explotar los recursos minerales de la Amazonia junto con otros países.

Para ello, el mandatario brasileño llegó a proponer, entre otras medidas, relajar la fiscalización ambiental en la región y reglamentar la minería en las reservas indígenas.

TALA. Según los críticos, los madereros aumentaron la tala de los bosques y los agricultores la expansión de sus áreas de cultivo en la región.

La deforestación favorece la aparición de focos de incendios en la Amazonía, que en agosto pasado se elevaron hasta los 30.901, la peor cifra de la última década registrada en Brasil.

Estadísticas del Inpe señalan que la Amazonía brasileña perdió 9.762 kilómetros cuadrados de su cobertura vegetal entre agosto de 2018 y julio de 2019 –el equivalente a 10.000 campos de fútbol–, lo que supone el mayor nivel de deforestación desde 2008.

El viernes, el físico Ricardo Galvao, ex presidente del INPE, fue elegido uno de los diez científicos más importantes del año por la revista británica Nature.

A principios de agosto, fue despedido por el gobierno de Bolsonaro después de ser acusado de exagerar la escala de deforestación.

Dejá tu comentario