25 feb. 2024

Declaran quiebra del hijo de Fretes y advierten sobre “mafia judicial”

Jueza declaró la quiebra de Amílcar Fretes, hijo del ministro de la Corte Antonio Fretes. Abogado sostiene que este es parte de la “mafia instalada en el Poder Judicial y es grave para la sociedad”.

Liz Karina Caballero, jueza en lo Civil y Comercial, declaró la quiebra de Amílcar Fretes, hijo del ministro de la Corte Suprema de Justicia Antonio Fretes. El afectado recientemente dimitió de su cargo en la binacional Itaipú, luego de que saltara a la luz un contrato por USD 368.000 que firmó para trabar la extradición a Estados Unidos de Kassem Mohamad Hijazi, vinculado a grupos terroristas. Esto, a su vez, derivó en un cuestionado “pedido de permiso de su padre”, de la presidencia de la Corte.

Este fallo judicial se concreta a partir de la demanda que había promovido en el 2020 el abogado Manuel Radice, en razón de la falta de pago de crédito de su representada. El letrado sostuvo que el clan Fretes es “parte de la mafia instalada en el Poder Judicial”.

Tanto la Fiscalía como la Sindicatura General de Quiebras dictaminaron que estaban dadas las condiciones para declarar la quiebra de Amílcar.

En su resolución, el abogado Julio César Agüero Colarte, síndico de Quiebras del segundo turno, dice que, sobre el incumplimiento de sus deudas con los acreedores, Fretes respondió, en audiencia realizada en junio del 2021, que “posee varios embargos del salario que percibe y en cuanto a su activo y pasivo, que no posee bienes registrables”. Agrega que citó como único activo su salario del cual tiene descuentos del 50%, pero no recibía nada de su salario en ese tiempo.

En Itaipú percibía poco más de 39 millones de guaraníes de salario.

La jueza Caballero, a la vez de declarar la quiebra, ordenó el desapoderamiento de los bienes del fallido respecto de la administración y disposición de sus bienes y derechos patrimoniales y la ocupación y el ejercicio de los mismos por el síndico interviniente, con las excepciones previstas en la Ley de Quiebras.

PROCESO. En conversación con Última Hora, el abogado Radice comentó que fue en el 2020 que presentó el juicio de quiebra contra Amílcar.

“El ministro Antonio Fretes no me perdonó haber pedido la quiebra de su hijo”, enfatizó.

Añadió que el ministro “no pudo creer cómo la Sindicatura General de Quiebras pudo dar dictamen favorable porque es una institución que maneja él personalmente, pero el acorralamiento legal que hicimos, hizo que la sindicatura tenga que concluir con la declaración de quiebra”.

Apuntó que esto se concretó luego de la presentación de una queja por retardo de justicia que presentaron la semana pasada.

Consideró, igualmente, que también están dadas todas las condiciones para que la quiebra de Amílcar sea declarada como fraudulenta. Indicó que esto tiene consecuencias penales. En este orden, el caso de Amílcar es de un deudor serial al amparo de su padre. Radice señaló que hay acreedores que no denunciaron por temor al ministro de la Corte Suprema.

“La gravedad que produce la Justicia en manos de Fretes es muy grave para la sociedad. Mi propuesta tiene que ver justamente con un ataque a la mafia empotrada en la Justicia, por eso vengo diciendo ya promover el juicio a Fretes porque esas cosas son verdades”, sostuvo.

Afirmó que el ministro Fretes estuvo interviniendo a favor de su hijo durante todo el litigio, cuando debió inhibirse. Puntualizó que en vez de apartarse, Antonio Fretes resolvió él mismo su recusación, que rechazó violando el Código Procesal Civil.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.