Deportes

De la mano de una francesa, llega el nado sincronizado

Virginie Isabelle Chevalet es francesa, parisina para mayor precisión, y llegó a la ciudad colombiana de Medellín como la única representante de Paraguay en la natación sincronizada. Ya cumplió con su participación, ahora apunta a desarrollar esta disciplina deportiva en nuestro país.

Virginie, una geógrafa de 25 años, con una maestría en Desarrollo Turístico, tocó muchas puertas en Paraguay, su país de adopción, para convertirse en seleccionada nacional de un deporte que ahí no existe.

Su propósito, dijo a los periodistas en Medellín, es interesar a las jóvenes paraguayas y desarrollar en el país esta disciplina deportiva, surgida hace más de 50 años gracias al arte acuático difundido por la nadadora y actriz estadounidense Esther Williams.

Es que Virginie, casada con un psicólogo paraguayo que además es su preparador físico, practicó la natación sincronizada desde que tenía nueve años, en su Francia natal. La dejó en 2001, pero hace ocho meses, ya residiendo en la localidad de Aregua, a 30 kilómetros de Asunción, la retomó, con la idea de que si podía estar en los Juegos Sudamericanos su participación sería un incentivo para comenzar el desarrollo de la natación sincronizada en Paraguay.

Ocho meses de preparación al parecer no fueron suficientes para recuperar la forma, porque en la rutina de solos, Chevalet fue la sexta entre seis en el Complejo Acuático de la Unidad Deportiva 'Atanasio Girardot', de Medellín, con 32.167 puntos en la primera ronda.

Pero ello no le importa. Cree que con más tiempo de preparación le irá mejor, pero también que su objetivo de poner a Paraguay en el mapa de la Natación Sincronizada se cumplió. La respuesta, dijo, la conocerá en el futuro próximo, después de su regreso. (EFE)

Dejá tu comentario