País

Dan el “sí” en boda comunitaria que retorna con ampliación del protocolo

SACRAMENTO. Son 34 parejas las que optaron por la boda civil y religiosa.

El virus no detiene el amor y las ganas de formalizar la relación que en algunos casos llevan años sin haberse oficializado ante la ley civil o la de Dios. Ayer, sin embargo, 34 parejas aprovecharon la oportunidad que la Fundación Santa Librada les dio al obsequiarles la boda a los componentes del programa Ikatu Ñandejára Oî Chendive.

“Son funcionarios con más de cinco años de antigüedad en el Grupo Vierci, que cumplieron una formación de tres meses para recibir el sacramento para fortalecer a su familia”, comentó Víctor Centurión, gerente de Proyectos de la Fundación Santa Librada que suma así 1.000 parejas enlazadas en matrimonio civil y religioso en los siete años que lleva el programa.

La boda, cargada de mucha emoción en las parejas y familiares que los acompañaron se realizó en la Capellanía Nuestra Señora de la Asunción, en el ex Seminario Metropolitano.

Por la pandemia, esta vez fueron menos parejas, llegaron a casar de una hasta a 110, pero esta vez se redujo un poco por los protocolos.

Al culminar la ceremonia, los matrimonios recibieron bocaditos y tortas que llevaron a compartir a sus casas para el brindis, a fin de evitar aglomeraciones.

Otras nupcias al por mayor se preparan para el 24 de octubre con 130 parejas en la ciudad de Horqueta, donde se casarán funcionarios y también otros pobladores del lugar.

Dejá tu comentario