29 may. 2024

Cuestionados y procesados seguirán en la nueva composición legislativa

Nulidad.  Óscar González Daher, imputado por los audios.

El senador electo Óscar González Daher. Foto: Archivo

Desde las internas de sus respectivos partidos políticos en diciembre pasado, la mayoría de los senadores aseguró su lugar para el rekutu.

Muchos de ellos, que incluso llevan ya varios periodos en el cargo escudándose en la lista sábana, son cuestionados y hasta procesados.

Los partidos tradicionales, la ANR y el PLRA, son los que mantienen en sus filas a senadores con antecedentes sobre su dudosa trayectoria.

La lista colorada está encabezada por el propio presidente de la República, Horacio Cartes, quien pasando por encima de la Constitución Nacional se postula por una banca en la Cámara Alta.

El mismo ni siquiera presentó su renuncia para postularse, y junto con Nicanor Duarte Frutos, quien también figura en la nómina, promovieron una enmienda inconstitucional en busca de la reelección presidencial.
El colorado esteño Javier Zacarías Irún tiene cuestionamientos por supuestos manejos irregulares durante su administración como intendente. Se resiste a rendir cuentas a la Contraloría.

El luqueño Óscar González Daher, quien había sido expulsado del Senado por denuncias de tráfico de influencia, mantendría su banca.

Su correligionario Silvio Ovelar, conocido por el famoso trato apu’a, tras comprar cédulas en comicios pasados, también aseguró su lugar.

Enrique Bacchetta es uno de los cuestionados por supuestos nexos con la Fiscalía y el Poder Judicial, de donde proviene el actual senador.

El ex ministro de Salud Antonio Barrios fue bastante cuestionado por su gestión.

En esa misma situación se encuentran varios de los liberales, entre ellos el ex gobernador de Central Blas Lanzoni. Blas Llano y Fernando Lugo habían intentado con Cartes la enmienda.

Embed