Interior

Crisis por Covid-19 ya afecta el mantenimiento de Basílica

 

La cuarentena no solo afecta al sector comercial, también a la Iglesia Católica. La celebración de la misa con presencia de feligreses está suspendida hace seis semanas, una situación que repercute negativamente en el sostenimiento, apoyo y mantenimiento de la Basílica de Caacupé.

Con la ausencia de fieles en las celebraciones se está generando una gran reducción de los diezmos y las colectas que aportan los fieles en manifestación de apoyo de sus respectivos templos, dijo el obispo de Caacupé, monseñor Ricardo Valenzuela.

La Basílica-Santuario está atravesando un golpe económico debido a que los gastos que demandan mensualmente el funcionamiento y el mantenimiento ascienden a G 80.000.000. Los fondos se destinan a pagos de sueldos a 40 funcionarios, más desembolso de las facturas de los servicios básicos, custodios del Santuario y otros. “Ahora la situación se ha tornado muy difícil”, remarcó el obispo de Caacupé.

RESERVAS. El titular de la Diócesis de Caacupé, monseñor Ricardo Valenzuela, destacó que la última festividad religiosa de la Virgen de Caacupé se aportó una muy interesante cantidad de diezmos que se ha depositado en bancos en concepto de reservas. La reserva sería de G. 400.000.000.

“En estos momentos ya estamos utilizando dichas reservas, para estar al día con el pago de los millonarios compromisos que tiene la Basílica-Santuario, pero si esta situación continúa, si persiste el aislamiento, yo no sé si nuestras reservas podrían aguantar”, indicó.

El obispo de Caacupé cree que las reservas permitirán cubrir gastos por solo tres meses. “Porque siempre surgen gastos imprevistos como el mantenimiento de los equipos de sonido, que son muy costosos, los trabajos de pinturas del edificio del templo que cada determinado tiempo debe renovarse. También permanentemente se está en los trabajos de la búsqueda de mejoramiento del problema del audio que se tiene en el interior del Santuario y que ya es de antigua data. Nuestro Santuario tiene demasiado gastos y sin la colaboración de la feligresía y del pueblo paraguayo no lo vamos poder mantener ni aguantar”.

Dejá tu comentario