Interior

Contrabando desde Foz de Yguazú puede expandir Covid-19 en el país

Mercaderías que estuvieron en contacto con infectados pueden contagiar de 20 a 30 personas, advierten desde la UIP. La frontera está cerrada, pero es masivo el ingreso ilegal de productos.

El contrabando de mercaderías es constante desde Foz de Yguazú, Brasil, hacia Ciudad del Este, y desde esta localidad hacia otros puntos del país, denuncian desde la Unión Industrial Paraguaya (UIP). Este hecho pone en riesgo el trabajo de contingencia que se lleva a cabo desde el Ministerio de Salud Pública (MSP) para contener el avance del coronavirus (Covid-19) en el país, alegan.

La frontera está cerrada, pero se registra un ir y venir constante sobre el río Paraná y por el Puente de la Amistad con productos de contrabando. Este panorama hace que ingrese mercadería de manera ilegal, a la cual podría sumarse la posibilidad de expansión del Covid-19, teniendo en cuenta que en la localidad brasileña hay circulación comunitaria.

“Estamos haciendo un trabajo de inteligencia en cuanto al flujo de contrabando que hay desde Foz de Yguazú hacia Ciudad del Este, Coronel Oviedo y Villarrica. En el Mercado de Abasto es fácil observar cómo están operando”, denunció Édgar Cuevas, de la Unidad Anticontrabando de la UIP.

El gremio hizo un trabajo de seguimiento durante tres días de cómo se opera en la frontera sin ningún tipo de restricción. “En promedio, entre 100 y 150 personas van y vuelven con mercaderías de contrabando. Esa gente vende pollo, azúcar, entre otros productos”, señaló. Aseguró que los artículos se ofertan abiertamente en el Mercado Municipal de Abasto de Ciudad del Este.

PELIGRO. “Consulté con el doctor Carlos Pallarolas (neumólogo del Hospital Regional de Ciudad del Este) y le expliqué cómo están entrando al país y me dijo que ningún trabajo que ellos hagan puede funcionar bien si esto sigue así”, indicó. Una bolsa de pollo puede expandir el virus a casi 20 a 30 personas, aseguró.

“Nuestro problema ya no es solamente el contrabando, sino el riesgo de contagio que implica este constante flujo de mercadería y personas desde el lado brasileño, que es libre por agua y por el Puente de la Amistad”, manifestó.

Según Cuevas, el ingreso de productos de contrabando es constante y en volúmenes importantes, por agua y por el paso fronterizo, en camiones de gran porte, furgonetas y hasta vehículos particulares.

“El gran riesgo que implica esto es la dispersión del coronavirus, porque esas cajas de pollos están llegando al Mercado de Abasto de Coronel Oviedo y de Villarrica. Hay un riesgo sanitario. No es solo un problema económico, porque estas cajas de pollos pueden llevar el virus a todos lados”, sentenció.

Más de 10.000 personas acuden cada día al Mercado de Abasto de la capital del Alto Paraná a comprar los productos de contrabando, dijo. Insistió en que muchos dirán que es una cuestión económica, cuando que el riesgo sanitario es real. “Todo lo que se hizo bien desde Salud Pública se pone en jaque. Los responsables son los que están en el puente, los que están fiscalizando y los que están controlando el agua”, dijo.

Aseguró que desde la semana pasada se registró un aumento del contrabando, que coincidió con el inicio de la fase 1 de la cuarentena inteligente. “Para que tengan una idea, cerca de 50 toneladas de pollos estaban comercializando en promedio, cada tres días, los que se dedican a esto, hoy no venden un kilo”, explicó.

Dejá tu comentario