24 feb. 2024

Concejal de Fuerte Olimpo fue imputado por incumplir veda

El concejal municipal de Fuerte Olimpo, Anselmo González Trinidad (Unace), fue imputado ayer por el fiscal Blas Pizzani, por violación de vedas, cuarentena y coacción grave. El agente pidió medidas alternativas a la prisión.

El caso guarda relación con un procedimiento realizado el domingo pasado, donde tres personas fueron demoradas por manejar en zona urbana a una velocidad no permitida.

Siempre según el parte policial, el concejal González abogó por los detenidos e intentó forzar la situación alegando que uno de los policías intervinientes habría sugerido “arreglar” el caso.

Casi 1.500 procesados. Por otro lado, según reportó ayer el Ministerio Público, ya suben a 1.457 los procesados por transgredir el decreto presidencial para evitar la propagación del coronavirus (Covid-19).

Al principio, en Asunción había más números de imputados; sin embargo, ahora el Departamento Central registra la mayor cantidad de personas imputadas, alcanzando a ser 203.

En Alto Paraná, 196, en la capital, 180 procesados, y en Caaguazú 141 imputados.

Además de incumplir con la medida sanitaria, también imputan otros hechos punibles, como resistencia, perturbación a la paz pública y exposición al peligro en el tránsito terrestre.

CONSTANCIAS. En varios accesos a Asunción, ayer, se visualizaron filas interminables de vehículos, ya que los intervinientes se encuentran realizando la verificación por cada rodado que pasa.

Inclusive, se registran a personas en transporte público.

Tanto fiscales, policías como militares confirmaron que muchos ciudadanos presentan certificados falsos o escaneados, lo cual no sirve para trasladarse, explicaron.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.