Política

Con proyectos existentes se podría avanzar en reforma en cuatro temas

Propuestas ya trabajadas que apuntan a educación, Poder Judicial e incluso combate a la pobreza plantea Sebastián Villarejo poner en la mesa como punto de arranque para una transformación.

Llegó el tiempo de transformar el sistema y la urgencia de una reforma, ante el colapso de los deficientes servicios públicos, se colocó como prioridad en el debate político ante la exigencia ciudadana golpeada por la crisis generada por la pandemia por Covid-19, no solo en la salud, sino también en la economía.

Entre tantas propuestas, una de las más esquematizadas fue la del diputado del Partido Patria Querida (PPQ) Sebastián Villarejo, quien planteó comenzar con proyectos que ya existen sobre temas muy puntuales.

“Propongo algo muy concreto. Ya existen varios proyectos de leyes que podemos tratar y avanzar. Es hora de meter estos proyectos al orden del día, debatir y votar”, indicó.

Aclaró que no se trata de las iniciativas parlamentarias individuales, sino de proyectos de leyes muy concretos ya trabajados en procesos previos y que, sobre todo, se pueden comenzar a tratar en el seno del Congreso, ya en un plazo corto, para enviar a la ciudadanía señales reales de que sí existe voluntad política.

“El Estado debe estar al servicio de la ciudadanía y no la ciudadanía al servicio del Estado, como estaba ocurriendo: la gente al servicio de quienes estamos en el sector público y no al revés. A esa idea le llegó su tiempo, tenemos que transformar el sistema”, puntualizó el legislador.

Como advertencia, el diputado señaló que, si se sigue perdiendo la confianza en la democracia, el efecto para el país podría ser muy peligroso.

“La democracia y la República son quienes están en juego, porque si se pierde el respeto a las mismas y la confianza, como se está perdiendo, es peligroso lo que le puede pasar a nuestro país”, alertó.

Villarejo celebró las medidas “de legitimidad” que se tomaron desde el Poder Ejecutivo, como recorte de gastos superfluos y racionalización, además de topes salariales y redireccionamiento de fondos para la salud.

“El primer paso para la reforma es iniciar un discurso de unidad y no de enfrentamiento. Esta no es una pelea del sector público contra el sector privado, es una pelea del corrupto contra el honesto. Es la lucha que hoy existe”, remarcó.

En ese contexto, citó algunos aspectos que ya fueron elaborados y trabajados como propuestas en el área de la educación, la justicia, la pobreza y la función pública.

EDUCACIÓN. El parlamentario especificó que en el aspecto educativo existe un proyecto sobre la creación de un estatuto docente. Argumentó que aproximadamente 40.000 de un total de 80.000 educadores se jubilan en los próximos 10 años.

Insistió en que ya existe un borrador de estatuto y que puede usarse para los nuevos ingresos, sin tocar a los que ya forman parte del sistema. “Si hacemos un estatuto docente para los que van a entrar, es un enorme paso de reforma del Estado. Priorizar la meritocracia”, resaltó.

También remarcó la necesidad de que acaben los padrinazgos en este rubro. “No hay nada más importante que la educación”, expresó.

REFORMA JUDICIAL. Este importante tema fue resaltado por el legislador, que recordó que existen proyectos de leyes sobre la reforma judicial presentados en el Congreso y que incluso fuero compartidos recientemente con el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Alberto Joaquín Martínez Simón.

Villarejo sugirió que se aparten estas propuestas y que la Corte señale dos o más proyectos que considera de importancia. “Y que entren al orden del día para ser tratados. Esto ya está, ya existe”, añadió.

Incluso, el juez de Apelación Penal de Primera Sala, Pedro Mayor Martínez, dijo que es momento de que se actúe y se piense en la reforma del Estado, y que se eliminen sueldos mayores al del presidente de la República y que dejen de multiplicarse cargos innecesarios, entre otras cosas.

COMBATE A LA POBREZA. En cuanto a este delicado aspecto y que nunca tuvo un enfoque importante por parte de ningún gobierno, el diputado precisó que son necesarias medidas más concretas desde el Legislativo. Más en un momento de crisis, tenemos que volcar todo el esfuerzo con una medida fuerte y específica de política pública de combate a la pobreza”, agregó.

No obstante, recordó que existe un proyecto con reciente ingreso en el Senado que podría debatirse. Se trata del presentado por el ex intendente de Asunción y actual presidente de la Fundación Paraguaya, Martín Burt, con apoyo del titular del Congreso Blas Llano y su colega y correligionario liberal Fernando Silva Facetti, como proyectistas. La propuesta indica que habiendo 7.200.000 paraguayos, de los cuales 1.500.000 están en situación de pobreza, no se deben tener en cuenta solo los números, sino la percepción de cada familia sobre sus necesidades. Se basa en el relevamiento de datos para determinar las necesidades particulares de las familias en situación vulnerable y brindarles lo que requieren para salir adelante.

Ley de servicio civil. El diputado se refirió a los proyectos de reforma de la función pública, de modo que se puedan eliminar los privilegios, las inequidades y los padrinazgos. “También priorizar la meritocracia”. En el debate de la necesidad de una reforma del Estado, varios legisladores pusieron foco en incluir mejoras en la carrera de la función pública, resaltando que existen excesos de salarios y cargos sin méritos.

El senador del PPQ Fidel Zavala había presentado un proyecto sobre la carrera en la función pública, y resaltó que se pretende dar pelea a los que “no están capacitados para ocupar un cargo público, que por cupos políticos, clientelismo o amiguismo ingresan, cobran un salario y otros beneficios, sin siquiera asistir”.

Desde el Ejecutivo existe una mesa de trabajo para limar todas las desprolijidades.

Por su parte, el viceministro de Administración Financiera del Ministerio de Hacienda, Óscar Llamosas, había puntualizado que los problemas que engrosan el presupuesto destinado al pago de salarios son cuatro. Primero, la interpretación de la Ley 1626 De la Función Pública, en cuanto a cargos de confianza, que se da cuando un funcionario de carrera asume este puesto y, por ende, se eleva su salario; entonces, al abandonarlo, su ingreso no se retrotrae. Segundo, los funcionarios con sueldos muy elevados. Tercero, exceso de direcciones solo para justificar un aumento salarial sin necesidad real para el Estado. Y cuarto, el desajuste entre el salario y el perfil salarial del funcionario; es decir, perciben más de lo que deben.

Plazo. El Gobierno anunció recientemente que se estableció un plazo de tres meses para concluir el proyecto de reforma del Estado, que podría incluir recortes de salarios, eliminación de direcciones y secretarías, ministerios, entre otros.

La semana pasada se inició una reunión para analizar una reforma del Estado entre representantes de los tres poderes. Mejorar la calidad del gasto es uno de los objetivos.

La diputada Kattya González fue una de las primeras en proponer una reforma, incluso, planteó la eliminación del Parlasur.


Proceso de cambios estructurales en el Estado

ENFOQUES
Educación. El proyecto de creación de un estatuto docente es la propuesta de Villarejo, anticipándose a los 40.000 educadores que se jubilarán en los próximos 10 años.
Poder Judicial. Existen proyectos en el Congreso sobre reforma de la Justicia, que apuntan a una carrera judicial, eliminación de privilegios, cargos improductivos, entre otras cosas.
Pobreza. El proyecto de eliminación de la pobreza se basa en censar a los 1.500.000 pobres e identificar sus necesidades.
Función pública. Los proyectos establecen topes salariales, eliminación de cargos, entre otros.

El primer paso para la reforma es iniciar un discurso de unidad y no de enfrentamiento. Esta no es una pelea del sector público contra el privado.

Sebastián Villarejo,
diputado.

El Estado debe estar al servicio de la ciudadanía y no la ciudadanía al servicio del Estado, como estaba ocurriendo.
Sebastián Villarejo,
diputado.

Dejá tu comentario