27 feb. 2024

Colonos habrían financiado USD 200.000 por Guahory

Por Robert Figueredo

Plegaria.  En medio del ambiente tenso tras el desalojo, una de las afectadas se pone a rezar.

Campesinos fueron desalojados de la colonia Guahory. Foto: Archivo ÚH.

TEMBIAPORÃ

Un ambiente tenso y caldeado entre brasiguayos y campesinos paraguayos es lo que quedó tras el desalojo de ocupantes de la colonia Guahory, distrito de Caaguazú.

Los 70 colonos de origen brasileño esperan una solución inmediata al problema, atendiendo que habrían financiado unos USD 200.000 para quedarse con el lugar.

De acuerdo con lo que indicaron, el aporte es de USD 300 por hectárea reclamada.

“Ya nos costó mucha plata el pleito y hasta ahora no hay solución”, dijo uno de los que esperan recuperar 15 hectáreas.

La asesoría jurídica de los brasiguayos sería la encargada de manejar los recursos.

Se admitió el pago de G. 200 millones a los policías para gastos de estadía de unos 1.200 uniformados por dos días en la colonia.

Además fue contratado el servicio de un helicóptero que en principio se pensó que pertenecía a la binacional Yacyretá, pero la aeronave con matrícula ZP HCH sería propiedad de una empresa privada que opera en Asunción.

Uno de los fiscales intervinientes en el desalojo, Alfirio González, salió en defensa de lo actuado.

“Para nosotros es contundente. Los títulos son legales y habilitan a sus propuestarios a restablecer posesión”, dijo.

Alegó que las fincas ya están en manos de sus dueños y que pueden disponer la destrucción o no de las viviendas, así como del cultivo.

Los desalojados sostienen que las tierras pertenecen al Indert y que mediante argucias oscuras los brasiguayos se apoderaron de ellas.

Cuentan con el apoyo de varios parlamentarios, autoridades municipales de Tembiaporã y de la Diócesis de Coronel Oviedo.

Saqueo. Una de las denuncias que saltaron y que fueron confirmadas por el concejal de la zona Porfirio Escobar es el robo de animales caseros, como chanchos y gallinas, en medio del desalojo. Se informó que se realizaron gestiones para que el camión en que se transportaban tanto animales como objetos fuera detenido y derivado a la comisaría local, pero al final fue liberado.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.