País

Clima ideal y calidez del paraguayo compensan improvisación y desidia

La ausencia del calor extremo, común en esta época del año, y el buen trato que reciben turistas y participantes de los Juegos Odesur están salvando la imagen del país ante desidia de autoridades.

Las delegaciones y visitantes que participan y asisten, respectivamente, a los Juegos Odesur Asu 2022 se están llevando una muy buena impresión de la ciudad y del evento deportivo propiamente. Esto es gracias a la buena organización, el trato afable de los paraguayos, así como al clima ideal que hace, con una temperatura perfecta y lejos del insano calor que se suele sentir ya en esta época del año.

La mayoría de los extranjeros con quienes conversó ayer un equipo de ÚH visitan por primera vez Asunción. En cuanto al evento deportivo, expresaron solo palabras de felicitaciones porque, en líneas generales, cumplió con todas las expectativas que tenían y más inclusive.

“Muy buena organización de los juegos, no falló nada, los circuitos muy bien armados, los voluntarios; sin toda esa gente que trabajó no hubiesen sido posible los juegos”, expresó Marcela Magiollo, jueza internacional procedente de la provincia argentina de Neuquén.

El escaso tiempo que tenían para recorrer la ciudad, lo invirtieron en pasearse brevemente por las plazas que rodean al Panteón de los Héroes siguiendo el circuito a pie de las calles Palma y Estrella, así como el barrio Loma San Jerónimo y Punta Karapã.

“Veo que tienen muchas casas antiguas remodeladas. Pero lo que me gusta y está bueno es que puedo caminar tranquilo con mi mochila, sacar el celular y sacarme una foto sin estar preocupándome de que me lo quiten”, aportó Pablo, quien llegó de la ciudad de Guayaquil, Ecuador.

MALA IMAGEN. Deslumbrados por las casonas y edificios de estilo barroco y colonial, los visitantes no repararon aún en ciertos detalles que no escapan a los ojos de artesanos y vendedores apostados en el corazón del casco histórico: los apurados maquillajes a los espacios públicos, calles y veredas, y la falta de baños químicos. En efecto, lamentaron que el pasado lunes –cuando el centro estaba abarrotado de gente–, los turistas le abordaban presurosos preguntando dónde podían hacer sus necesidades. No querían esperar en la larga fila formada afuera del único sanitario público en la Plaza de la Libertad.

Los pocos baños portátiles dispuestos por el Municipio no daban abasto. Incluso, hasta ayer, seguían seis de esos cubículos –en la Plaza de la Democracia– en pésimas condiciones; algunos con heces flotando, papeles por el suelo y lanzando olor nauseabundo.

“Nosotros les recibimos al turista con buena cara; si no tenemos algo le mandamos al otro stand; pero por ahí preguntan por el baño y qué hacemos. No pueden irse a un baño que hace cuatro días se instaló y no se vino a limpiar. Eso es triste que tenga que soportar la gente que viene y es una mala imagen para el país”, sentenció Arminda Careaga, presidenta de la Asociación de Artesanos de Asunción, Ciudades Vecinas y Afines del Paraguay (Asacivapa).

APURONES. Careaga se quejó del escaso tiempo que tuvieron para prepararse mejor –con más suvenires sobre Odesur– porque “lo que más están buscando son los recuerditos”, dijo sobre lo que más piden los turistas. “Ayer (por el lunes) estaban poniendo el pasto en nuestra cara, levantaban polvo y cuando estás armando el toldo, se ensucia toda la ropa. Al ciudadano que paga sus impuestos, debe respetar esta gente. Hay muchas falencias, Encarnación se preparó hace meses, y ¿cómo no podemos hacer acá eso? Y se llama Asu 2022”, se tomó la cabeza.

Por lo demás, ayer, debido al cierre de la Costanera, volvió el caos vehicular en el microcentro. Pese a la ingente cantidad de policías desplegados en cada esquina, y que aportan mayor sensación de seguridad, a los efectivos que dirigían el tránsito les costó descomprimir las largas hileras de automóviles que buscaban afanosamente abrirse paso por las calles en horas de la mañana.

No tuvimos tiempo de recorrer la ciudad, pero es maravillosa la organización; cómo nos recibieron, cómo está el Parque Olímpico, la cantidad de gente y que es una fiesta. Graciela Benítez, de Montevideo, Uruguay.

Muy acogedora la gente, muy amorosa y atenta, y nos han hecho sentir como en casa. El clima riquísimo, soy de la sierra del frío, pero me encanta este clima caluroso. Y la comida deliciosa. Lourdes Durazno, de Cuenca, Ecuador.

La verdad que esperábamos mucho más calor. Se conjugaron todos los planetas para que todo salga bien porque nos encontramos con un clima bastante lindo. Marcela Magiollo, de Neuquén, Argentina.

Dejá tu comentario