Mundo

Científicos descubren que planta rusa originó nube radiactiva en 2017

La planta rusa de reprocesamiento nuclear Mayak, en los Urales del sur, debió ser el origen de la "misteriosa" nube radiactiva que se movió en 2017 por toda Europa, parte de Asia y la Península Arábiga, según concluye un amplio estudio científico que se contrapone con la negativa de Moscú al respecto.

En la investigación, titulada Concentraciones en el aire y consideraciones químicas del rutenio radiactivo de una gran emisión nuclear no declarada en 2017, participaron 69 expertos de diversos países, informó este lunes la Universidad Técnica de Viena (TU) en un comunicado.

Después de que nadie asumiera la responsabilidad del fenómeno (hasta ahora), los científicos analizaron los datos recopilados por 176 estaciones de medición de radiación distribuidas en 29 países.

Los resultados del estudio, dirigido por Georg Steinhauser, de la Universidad Leibniz de Hannover (Alemania), y Olivier Masson, del Instituto de Radioprotección y Seguridad Nuclear (IRSN) francés, fueron publicados en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (PNAS).

Le puede interesar: Chernobyl, desastre nuclear en 5 espeluznantes capítulos para la historia

En declaraciones telefónicas a Efe, Steinhauser subrayó este lunes que en ningún momento el nivel de radiactividad detectado en la atmósfera supuso un riesgo para la salud humana.

No obstante, la detección en el aire del radioisótopo rutenio-106 (Ru-106, una sustancia artificial) en una zona geográfica tan extensa es muy inusual y despertó inquietud.

"Fue una nube muy compacta. En cada lugar se mantuvo, como máximo, dos días y siguió desplazándose. De ello podemos deducir que la liberación se produjo muy rápido, de golpe", indica el físico de radiación austríaco, quien por otra parte dice que le gustaría que las autoridades rusas reconocieran que la fuga se produjo en Mayak.

"Los rusos no lo aceptaron aún, pero en base a las pruebas científicas estamos muy seguros (de que fue un accidente en Mayak), y por otro lado, no hay ninguna alternativa", asegura.

"No es que queremos denunciar a Rusia, sino que queremos aprender, porque cuando ocurre un accidente, queremos saber qué se puede hacer mejor la próxima vez. La comunidad (científica) tiene interés de sacar lecciones de los accidentes", explica.

Ya en noviembre de 2017, el IRSN había apuntado a una zona rusa, entre los ríos Volga y Ural, como el lugar de origen del Ru-106 detectado en las semanas previas en Europa.

Pero Moscú, si bien admitió que había registrado concentraciones de ese isótopo inusualmente altas, negó que en Mayak se hubiera producido un accidente que explicara el fenómeno.

Lea más: Rinden homenaje a bomberos que dieron su vida en el desastre de Chernóbil

Las autoridades rusas especularon con que la nube pudo haber sido producto de la desintegración de un satélite, algo que los autores del estudio rechazan categóricamente.

"Hemos evaluado detalladamente esa posibilidad y podemos decir que no es cierto. Estamos seguros al cien por cien de que no fue un satélite", dice Steinhauser.

"Rusia también propuso que Rumanía podía haber sido el origen del escape, pero esta posibilidad la analizamos asimismo con exactitud y estamos completamente seguros de que la liberación no se produjo en territorio rumano", añade.

"No es que solamente hayamos refutado las hipótesis rusas, sino que tenemos evidencias de que (la nube) provino de la zona sur de los Urales, y allí se encuentra Mayak", insiste el científico.

Tras analizar más de 1.300 mediciones de las concentraciones de Ru-106 (con una vida media de 374 días) detectadas en muchos países europeos, los científicos deducen que el volumen total la fuga se situó entre 250 a 400 terabecquerel, indica el comunicado.

Se midieron valores máximos de 176 milibecquerels por metro cúbico de aire, 100 veces más altos que las concentraciones totales medidas en Europa después del grave accidente de Fukushima.

Lea también: Una familia argentina cuenta su historia en Chernóbil

Los cálculos permiten fechar el momento en que se produjo la descarga radiactiva entre el 25 y el 26 de septiembre de 2017.

A pesar de haber sido el lanzamiento de material radioactivo más grave desde (el accidente de la planta nuclear japonesa de) Fukushima en 2011, y la mayor fuga singular de radioactividad de una planta de reprocesamiento civil, la población no lo notó.

La conclusión principal es que se trató de un accidente en una planta de reprocesamiento de combustible nuclear usado, y no en un reactor, y la evaluación de la distribución de la concentración de isótopos evidencia un sitio de liberación en los Urales del sur.

"El hecho de que no se midieran otras sustancias radiactivas que no sean rutenio es una clara indicación de que la fuente debe haber sido una planta de reprocesamiento nuclear", subraya Steinhauser en la nota.

También considera "notable" la amplia extensión geográfica de la nube, pues se detectó en grandes partes de Europa Central y Oriental, Asia y la Península Arábiga. Incluso se encontró Rutenio-106 en el Caribe.

La TU recuerda que en la planta de Mayak ya hubo en 1957 una importante descarga radiactiva, la más grande antes del accidente nuclear de Chernóbil (1986), a raíz de una explosión de un tanque que contenía desechos líquidos de producción de plutonio.

Rosatom descarta que su planta sea el origen de la nube radioactiva

La Corporación Estatal de Energía Atómica Rosatom de Rusia aseguró que en ninguna de sus plantas se registraron eventos que pudiera ocasionar la nube radioactiva.

“Tanto la autoridad reguladora nacional, como los expertos de la comisión internacional independiente inspeccionaron las instalaciones de Mayak en 2017 y no encontraron nada que pudiese confirmar que el isotopo de rutenio-106 se había originado en este sitio”, señalaron por medio de un comunicado.

Agregaron que durante la inspección tampoco se halló rastros del presunto accidente, ni evidencias de que el personal de la planta fuera expuesto a niveles elevados de radioactividad.

“Si el personal hubiese sido expuesto a estos niveles de radiación, rutenio-106 sería detectable. Sin embargo los 250 empleados de Mayak fueron examinados por un laboratorio independiente y ninguno de ellos reveló rastros de sobreexposición”, afirmó la empresa.

Fuente: EFE

Dejá tu comentario