Editorial

Celebrar festividad de Caacupé, pero con los cuidados sanitarios

Las caravanas de promeseros van llegando con entusiasmo y emoción a Caacupé después de casi dos años de crisis por la pandemia del Covid-19. Hace un año los paraguayos pudieron contemplar conmovidos la imagen del obispo Ricardo Valenzuela realizando una solitaria caminata a través de la plaza para dirigirse hasta el altar de la Basílica y celebrar lo que fue una íntima ceremonia transmitida por la televisión. Hoy los fieles tienen la oportunidad de llegar hasta la Capital Espiritual del país para participar de un evento masivo que representa, al mismo tiempo, un gran desafío de organización, considerando que la pandemia aún no ha terminado. Es de esperar que todas las personas que peregrinen a Caacupé no desatiendan ninguno de los cuidados sanitarios. No podemos permitirnos una regresión y volver al caso de la salud pública.

La Basílica de Caacupé, que fue recibiendo desde hace una semana a los miles de feligreses durante el novenario a la Virgen, acogerá hoy la masiva visita de los paraguayos, como un intento de cierre de un año muy complicado, doloroso y con tantas pérdidas que ha dejado a su paso la pandemia del Covid-19, que aún no ha terminado.

La realización del evento masivo en Caacupé, el más relevante para los paraguayos, supone al mismo tiempo un importante desafío en términos de organización y logística. Lograr que todos los peregrinantes mantengan los rigurosos cuidados sanitarios a fin de evitar un contagio masivo que nos pueda retrotraer a los meses más difíciles de la pandemia es un desafío.

El intendente de Caacupé, Diego Riveros, manifestó su felicidad por poder contar con la presencia de tantas personas en la festividad de la Virgen, señalando la importancia para la ciudad, tanto económica como espiritualmente, y aseguró que –dentro de lo posible– se están tratando de cubrir todos los factores de riesgo que pueda conllevar el evento.

Afirmó que, en cuanto se confirmó que los fieles podrían asistir este año a la celebración, los vendedores comenzaron a preparar sus mercaderías; en la ciudad se cuenta con entre 3.000 y 3.500 comercios, formales e informales, de los cuales el 75% son vendedores de Caacupé y el 25% de otras ciudades. Esto grafica la trascendencia del evento religioso para la economía de la Villa Serrana.

Otro dato importante aportado por el intendente refiere que en la localidad la cantidad de personas vacunadas contra el Covid-19 llega a un 55%. El intendente asegura que pasaron “momentos muy difíciles por la pandemia y que la ciudad “está muy golpeada”, debido a que más de 200 personas fallecieron a causa de la enfermedad.

La crisis por el Covid afectó muy considerablemente a la salud pública, a la economía del país, pero también a la vida social. Muchos paraguayos han perdido sus fuentes de ingreso y tienen pocas posibilidades de subsistencia. Y es precisamente por eso que se deben mantener todos los cuidados sanitarios, especialmente en los eventos masivos.

Recientemente el Gobierno hizo un acuerdo con el sector privado para establecer medidas y precisamente evitar que se den contagios masivos que nos retrotraigan a una crisis sanitaria incontenible. Uno de los requerimientos sería exigir la tarjeta de vacunación contra el Covid para las personas que acudirán a estos acontecimientos. Según la propuesta, se plantea exigir tarjetas de vacunación en las actividades de alta concurrencia de eventos en los cuales existe el riesgo de mayor contagio.

Para poder superar esta grave crisis, que ya está por cumplir dos años, todos deben seguir cumpliendo los protocolos sanitarios como el lavado de manos regularmente y el uso obligatorio de los tapabocas. Al mismo tiempo se debe ampliar la cobertura de la vacunación contra el Covid-19, dado que la vacuna, como se ha comprobado, ha colaborado grandemente a bajar los niveles de contagio y de muertes.

Es de esperar que los peregrinantes observen todos los cuidados y que se vacunen, esa es la gran apuesta por la vida y será la mejor ofrenda que puedan presentar a la Virgen de Caacupé.

Dejá tu comentario