Interior

Canindeyú afronta caos en los caminos y cauces hídricos

 

Torrenciales lluvias se registraron cerca de las 20.00 del viernes último, con fuertes descargas eléctricas que se prolongaron durante toda la madrugada y la jornada de ayer, desembocando en deslizamiento de tierra, desborde de ríos y arroyos en prácticamente todos los distritos del Departamento de Canindeyú.

En dramática situación se encuentran los pobladores de la comunidad indígena Fortuna y de otras comunidades aledañas, tras el desborde del arroyo Pa’i Ry, que desemboca en el río Curuguaty.

Varios vehículos quedaron empantanados y algunos de mayor porte tuvieron que desechar al agua parte del cargamento de mandioca que transportaban para pasar.

Un camión transportador de leche que venía de la zona de Nueva Durango y Maracaná perdió el motor al intentar pasar por el arroyo desbordado.

Iván Gibberte, conductor del vehículo, manifestó que transportaba 5.000 litros de leche que podría perder por el mal estado del camino.

El poblador Antonio Portillo lamentó que la empresa constructora del puente sobre dicho cauce hídrico haya abandonado la obra hace mucho tiempo, dejando el caos con el desborde del arroyo.

En tanto, en la calle San Blas Mandu’arã, distrito de Yasy Cañy, un vehículo de gran porte volcó a raíz del desmoronamiento de la tierra por las intensas lluvias; igualmente dos columnas de cemento del tendido eléctrico se desplomaron a consecuencia del deslizamiento de tierra. Varias comunidades quedaron sin energía eléctrica.

Varios ríos, como Jejuí Guazú, Gasory, Curuguaty, y los arroyos que se encuentran en las comunidades vecinales también desbordaron por las intensas lluvias. E.C.

Dejá tu comentario