Interior

Caminos destrozados e intransitables tras lluvias en varios departamentos

Otra de las consecuencias de las lluvias, aparte de los daños materiales y miles de damnificados, es sin duda una estructura vial en pésimo estado. Los pobladores anhelan solución a largo plazo.

La emergencia vial es el común denominador en los departamentos de Ñeembucú, Concepción, Alto Paraguay, Misiones y Caaguazú, cuya situación empeoró tras las últimas lluvias dejando caminos intransitables y otros con enormes cráteres. Los pobladores de las comunidades afectadas urgen una solución de todo tiempo.

En Concepción varias son las vías afectadas, entre ellas la ruta 5, tramo antiguo que une Concepción, Belén y Horqueta, que se encuentra intransitable por el abandono en que se encuentra desde hace años. Cientos de familias rurales sufren la consecuencia.

El tramo total tiene 40 km y fue abandonado desde que se construyó el nuevo trazado asfáltico, quedando miles de pobladores sin salida por esta vía. Entre las comunidades afectadas están Cándido Silva, San Martín, Santo Rey, Lemó, Niño Salvador, Peguahomi, Peguaho Loma, Peguaho Guazú, entre otros.

Según la denuncia, el tramo Belén-Horqueta, literalmente ya desapareció y ni siquiera en carro se puede transitar.

Concepción-Belén es de 19 km y está lleno de agua, charcos y baches que obstaculizan el tránsito y los vecinos solo pueden salir en motocicleta. “Esto cuando llueve ya no se puede transitar, ahora mismo apenas salimos en motocicleta”, señaló Mario Vega, poblador de la zona.

Señaló que hace tiempo que ni una máquina del MOPC pasa por el lugar. “Hace tiempo esto está abandonado, hablan de que se va a asfaltar, pero no aparece nada ahí”, señaló Vega.

El Departamento de Concepción se halla en estado de emergencia vial, sin embargo, el problema es generalizado y las instituciones responsables, como el MOPC y la Gobernación, argumentan no contar con los recursos suficientes para encarar la solución de los problemas.

Caaguazú. Las precipitaciones de las últimas semanas destrozaron los caminos vecinales en el Departamento de Caaguazú. Esta situación genera gran preocupación en el sector productivo, sobre todo, en aquellas colonias donde los pequeños agricultores necesitan de la ayuda de organismos estatales para la reparación de las vías de comunicación. Caso contrario se torna imposible llegar a los centros de comercialización, principalmente, con productos hortícolas. Blas Garay es una de las colonias más afectadas por el mal estado de sus caminos.

El camino de tierra que une Nueva Londres con La Pastora también se encuentra intransitable. El trayecto de 25 km transcurre en medio de enormes baches, lagunas de barro y puentes en deplorable situación, a punto de colapsar algunos de ellos que constituyen un peligro latente para las personas que lo utilizan.

El puente más preocupante es el que se encuentra a mitad de camino, sobre el arroyo conocido como Laguna Hju. Sus zapatas de cemento han cedido y las vigas están a punto de perder contacto con la estructura principal. A pesar de lo peligroso que representa transitar por el puente, camio-nes de gran porte transportadores de leña y de ganado lo utilizan para ahorrar unos 50 km de distancia.

Según el intendente Municipal de Nueva Londres, David Smith, el deterioro del camino y del puente data de unos 7 años atrás. Varias promesas de asfalto y nuevo puente han escuchado pobladores de ambos distritos de parte de autoridades del MOPC.

De acuerdo a explicaciones de Smith, el tramo figura dentro del proyecto nacional, pero hasta ahora no avanza. “En la última licitación de obras del MOPC creímos que estaría en la lista de prioridades y al final fuimos olvidados”, dijo.

canindeyú. La Junta Departamental ya declaró emergencia vial en Canindeyú, debido a las condiciones intransitables que dejaron las últimas torrenciales lluvias a los caminos y causaron desbordes de cauces hídricos que sobrepasan ampliamente la capacidad de respuestas de las instituciones estatales.

Se suma que la institución departamental carece de máquinas y recursos suficientes para hacer frente a la demanda. En el departamento hay 5.000 km de camino de tierra, y la Gobernación solo tiene una motoniveladora, una pala cargadora y una tumba del MOPC, por lo que sin la unidad entre todas las instituciones y el sector privado será imposible dar solución, según sus autoridades.

Ñeembucú. En el duodécimo departamento los daños son cuantiosos también en la estructura vial, pues los caminos prácticamente desaparecieron con las últimas inundaciones. No se puede aún cuantificar los daños, pero todo el Ñeembucú precisará de reparación de caminos cuando las aguas retrocedan.

Actualmente, el uso de la canoa es fundamental para que los pobladores de las zonas más dañadas puedan llegar a destino, igualmente, la Municipalidad de Pilar dispuso un tractor con acoplado para que las familias de las compañías tengan la posibilidad de viajar y llegar a la capital departamental.

Misiones. Los más de 400 ml de aguas caídas en el departamento dejaron –aparte de más de mil familias damnificadas– daños estructurales en todas las localidades. Las autoridades locales ya iniciaron las reparaciones, priorizando los casos más urgentes, según mencionaron.

En algunas zonas ribereñas, como el asentamiento Ka’atygue cerca del río Tebicuary, solo se puede llegar con tractores, medio utilizado para hacer llegar la asistencia humanitaria a los damnificados.

Otra zona muy dañada es Villa Florida, donde el agua aún está en las calles.

Dejá tu comentario