Economía

BNF niega crédito a conocida empresa gastronómica local

 

El propietario de restaurante El Bodegón, Cristian Franco, lamentó que el Banco Nacional de Fomento (BNF) le haya negado un crédito de G. 300 millones para mantener operativo su establecimiento gastronómico, ubicado sobre la calle Palma, durante la cuarentena iniciada en marzo pasado y que afectó a su negocio en la misma medida que a los demás de este sector.

En la entidad bancaria alegaron que le rechazaron la petición porque su restaurante no cuenta con más de dos años de operatividad en el país, que es un requisito fundamental para acceder a un préstamo.

Franco se quejó de que a pesar de ser paraguayo y de invertir hasta su último centavo para cumplir su gran sueño de abrir un local gastronómico en Asunción –tras haber triunfado en Buenos Aires con su restaurante El Antojo, que prepara las mejores milanesas de la capital porteña–, ahora le cerraron las puertas en su propio país.

El empresario gastronómico se encuentra varado en Buenos Aires, sin poder venir a Paraguay, a causa de la pandemia del Covid-19, por lo que desde ahí dirige los hilos de El Bodegón, que ahora atiende al público en la modalidad de comida para llevar o delivery que solo representa el 10% de las ganancias que obtenía antes del inicio de la cuarentena.

“Solicité al banco un crédito de tan solo G. 300 millones, porque dije que ese era el monto que necesitaba para cubrir los gastos de mi establecimiento hasta que pueda reabrir el negocio. Así también podría colaborar para que otras pymes también accedan a los créditos disponibles y puedan salvarse, porque todos estamos en la misma situación”, indicó Franco, a pesar de lo cual no recibió el dinero. “Soy una persona transparente, facturamos el 100% a la SET, pago todos mis impuestos, no tengo deudas con los proveedores, y mis 40 empleados están inscriptos en IPS”, agregó. Añadió que actualmente, trabajan solo cuatro personas en El Bodegón: Dos en la cocina y dos en la caja. “No me rindo fácilmente, pero la verdad que cada vez cuesta más mantener una estructura tan moderna como El Bodegón”, se quejó Franco, que agregó que vino a Paraguay con el sueño de competir con los grandes, como El Bolsi y Lido, y espera no quedarse con las manos vacías.

Preocupación. La posibilidad de que la fase 2 de la cuarentena inteligente se extienda preocupa a los empresarios gastronómicos que no ven la hora en que puedan volver a atender a los comensales en sus establecimientos.

En tanto que Franco lo toma con más tranquilidad, pues comentó que ya están soportando más de 80 días de cuarentena, por lo que una vez que se ordene el inicio de la fase 3, aguardará una semana más para reabrir su local al público. “Esperamos más de 80 días y siete días más me servirán para testear el ambiente, ver cómo operan los demás y adecuarnos al protocolo sanitario. Se viene un cambio muy grande para la gastronomía con todo las medidas que hay que poner en práctica para cuidarnos a nosotros y a nuestros clientes, por eso necesitaba el dinero, para poder ir costeando los gastos de transformación del negocio”, expresó Franco.

Dejá tu comentario