Política

Benvenuto a Roma, presidente

 

La visita que a partir de mañana y hasta el día 7 de noviembre realizará el presidente Mario Abdo Benítez a Italia sella el excelente estado de nuestra relación bilateral, que atraviesa un momento particularmente positivo. Italia es el primer país europeo en recibir al nuevo presidente del Paraguay, motivo para nosotros de particular satisfacción y gratitud.

El almuerzo de trabajo de mañana día 5 con el presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, en el Palazzo del Quirinale será el segundo encuentro entre los presidentes de Italia y Paraguay en un año y medio. Sigue al encuentro Mattarella-Cartes, de enero de 2017, y si se considera que este fue el primer encuentro a nivel de jefes de Estado de los dos países, se evidencia plenamente el salto cualitativo que ambos países pretendemos dar a una relación que ya es más que óptima.

Son muchos los sectores en los que Italia y Paraguay están dispuestos a intensificar aún más sus relaciones. La parte económico-comercial reviste indudablemente un carácter prioritario. En Italia, el crecimiento económico del Paraguay, su estabilidad macroeconómica y el excelente clima de negocios no pasan desapercibidos, y el interés de nuestras empresas está aumentando mucho. Sin embargo, queda mucho por hacer para poner al Paraguay bajo los reflectores de manera que la comunidad empresarial italiana pueda dimensionar plenamente sus grandes oportunidades. Para este fin, el discurso que pronunciará el presidente, el día 7 de noviembre en calidad de invitado de honor ante la calificada platea de empresarios y autoridades en el IV Foro de Mypimes del Instituto Italolatinoamericano en la ciudad de Cesena, constituirá una oportunidad de fundamental importancia para posicionar al nuevo Paraguay como meta de negocios y destino para inversiones internacionales.

Asimismo, la presencia en la delegación presidencial de la ministra de Industria, Liz Cramer, es un indicador de la importancia que atribuimos al fortalecimiento de nuestras relaciones económico-comerciales. La ministra Cramer conoce bien Italia y habla perfectamente nuestro idioma. Además de asistir al presidente Abdo en sus compromisos, tendrá una intensa agenda separada, con reuniones y presentaciones-país en Roma, Cesena y Milán. Estoy convencido de que el dinamismo, el prestigio y la gran capacidad de la ministra Cramer serán determinantes para el cambio de marcha que, a través de esta visita, pretendemos imprimir a nuestros negocios con el Paraguay.

En el plano político, Asunción y Roma registran su concordancia sobre todos los dosieres de la actualidad internacional. Italia apreció particularmente el liderazgo paraguayo en el dar un fuerte impulso, durante su presidencia de Mercosur, a la negociación del tratado de asociación con la Unión Europea. Italia y Paraguay concuerdan en la necesidad de cerrar cuanto antes las negociaciones.

La visita constituirá además una importante ocasión para que de parte italiana podamos congratularnos con el presidente Abdo por los éxitos cosechados en la lucha contra la criminalidad y la corrupción, intercambiar información y ofrecer nuestra colaboración y nuestra experiencia en el sector de la seguridad. Italia tiene décadas de experiencia en la lucha contra la mafia y el terrorismo, y ha desarrollado una competencia de primera categoría, de la que estamos orgullosos y que ponemos a disposición del Paraguay, en este momento, en que está fortaleciendo sus instituciones para contrarrestar estos fenómenos que son ya transnacionales.

De las reuniones que tendrá el presidente Abdo en Roma esperamos entonces un renovado impulso en todos los sectores de nuestra relación, identificando prioridades y ámbitos de acción, con el objetivo común de tener cada vez más Italia en Paraguay y cada vez más Paraguay en Italia. ¡Bienvenido a Roma, Señor Presidente!

Dejá tu comentario