País

Bajo estricto control, unos 7.000 abordaron buses en la Terminal

 

Con tapabocas y evitando la aglomeración como medida sanitaria, unos 7.000 usuarios del transporte público pudieron nuevamente abordar los buses de corta, mediana y larga distancias con la habilitación de la Terminal de Ómnibus de Asunción (TOA), tras casi dos meses de cierre como medida sanitaria para evitar la expansión del nuevo coronavirus (Covid-19).

El director de la TOA, Jorge Peña, comentó que la gente pudo viajar normalmente, siempre previo cumplimiento del protocolo sanitario antes de abordar los buses, como el mantener el distanciamiento físico, el lavado de manos y la toma de la temperatura antes del embarque.

También se realizó un estricto control al cumplimiento de las empresas de transporte. Los choferes deben usar tapabocas, tener alcohol en gel, ningún pasajero debe ir parado y la temperatura del aire acondicionado no debe estar por debajo de los 25º. El director de la Dirección Nacional de Transporte (Dinatrán), Juan José Vidal, sostuvo que el acatamiento de las empresas y de los pasajeros fue del 100%.

A pesar de la gran afluencia de viajeros en la TOA, no se registraron inconvenientes. El director Jorge Peña dijo que la estación de buses espera recibir a unas 10.000 personas por día, es decir 50% menos de los 20.000 pasajeros que se movilizaban antes de la pandemia de Covid-19.

Esto se debe a que el servicio de corta distancia operará en un 50% de lunes a viernes y los sábados en un 70%. Mientras que los ómnibus de media y larga distancias lo harán en un 50% toda la semana.

Solo exceptuados.

El Ministerio de Salud advirtió a la ciudadanía que solo las personas exceptuadas por el decreto Nº 3576, que establece la primera fase de la cuarentena inteligente, podrán hacer uso del transporte público de corta, mediana y larga distancias y que no está permitido el traslado de personas por ocio, comercio o visita a familiares. Los pasajeros deben tener las documentaciones que respalden sus actividades comerciales y laborales.

Sobre este punto, el director de Dinatrán, Juan José Vidal, aclaró que la institución no tiene la competencia para controlar las documentaciones y que de esto se deberían encargar la Policía y la Fiscalía.

Si un pasajero no tiene cómo justificar su viaje, estaría violando la normativa sanitaria y sería pasible de multa e imputación por parte del Ministerio Público.

Todos deben cumplir con el protocolo sanitario. Controlamos que se usen tapabocas y que los buses sean desinfectados. Jorge Peña, director de TOA.

Tenemos 17 puestos de control e instalamos los móviles para vigilar el cumplimiento del protocolo sanitario. Juan José Vidal, director de Dinatrán.

Dejá tu comentario