03 dic. 2023

Bachilleres podrán ganar más de G. 13 millones en la función pública

La reglamentación de la SFP para hacer concursos flexibilizó las exigencias para ocupar coordinaciones y jefaturas. La modificación se dio en el 2022 y se confirmó en el 2023, ambos años electorales.

noviembre_azul01_1ct4uyo3.png

Hace exactamente un mes, la Secretaría de la Función Pública (SFP) emitía la Resolución 93/2023, por medio de la cual estableció el reglamento para los procesos de selección del personal estatal por la vía del concurso. La normativa lleva la firma de la titular de la entidad, Cristina Bogado.

Esta reglamentación vino a confirmar la flexibilización de las exigencias para la ocupación de dos cargos calificados como de alta gerencia en los entes del Estado, ya fijada el año pasado vía Resolución 126/2022.

En ese sentido, la norma divulgada por la SFP indica que quienes participen en los concursos para acceder a coordinaciones y jefaturas de departamento, dentro del componente de formación académica, deberán ser como mínimo bachilleres; es decir, tuvieron que haber culminado la secundaria.

Así, según la escala salarial pública estipulada en el clasificador presupuestario, una persona sin título universitario podría llegar a ganar hasta G. 10,3 millones como coordinador o hasta G. 9,5 millones como jefe, si logra ganar los concursos.

A estos sueldos base, se debe agregar que un coordinador puede cobrar otros G. 3,09 millones de forma adicional en concepto de bonificación por responsabilidad en el cargo. En el caso de los jefes, ese beneficio extra puede llegar a los G. 2,8 millones.

¿COINCIDENCIA? Esta flexibilización, que pasó prácticamente desapercibida para la opinión pública, se originó ya el año pasado mediante la Resolución 126/2022 y se confirmó con la Resolución 93/2023 de febrero de este ejercicio.

Este cambio llamó la atención en el seno del Equipo Económico Nacional (EEN), ya que tanto el 2022 como este 2023 son años electorales, recordando que el año pasado se llevaron adelante las internas partidarias y en abril de este ejercicio se concretarán unos nuevos comicios generales para presidente, cargos legislativos y puestos departamentales.

Representantes del EEN señalaron que en años anteriores se exigía la tenencia de al menos un título universitario para concursar por las coordinaciones y jefaturas. Esto permitía promocionar a aquellos funcionarios con mayor formación académica; sin embargo, con estos cambios se disminuye el nivel de ocupación de los puestos considerados como de alta gerencia.

ÚH intentó hablar ayer con la ministra Cristina Bogado, pero la secretaria de Estado se llamó a silencio.

ALTO GASTO. De acuerdo con el Presupuesto General de la Nación (PGN), el Estado paraguayo gastará este año casi USD 4.200 millones en salarios y beneficios adicionales del personal.

El plantel público está compuesto por 316.897 personas, aunque el Congreso aprobó la creación de 1.348 nuevos cargos a lo largo del año.

De acuerdo con los datos oficiales, de cada G. 100 que recaudará el Fisco por el cobro de impuestos internos, G. 72 irán al pago de sueldos, bonificaciones y gratificaciones.

La aplicación de los concursos corre este año solo para las instituciones del Ejecutivo, no así para el Legislativo ni Judicial.

Rechaza críticas

Una de las instituciones que están llevando adelante concursos para la ocupación de jefaturas y coordinaciones es el Ministerio de Hacienda.

Si bien la cartera acordó con la SFP incluir como exigencia la tenencia de título universitario, es cuestionada por los requisitos requeridos dentro del componente de experiencia, lo que se presta al blanqueo de jefes interinos nombrados a dedo. La entidad rechazó estas críticas y afirmó que no detendrá este proceso.

5332744-Libre-1780524885_embed

Más contenido de esta sección
Eduardo Nakayama abandona el PLRA. Solo y apresuradamente, dicen. Quién sabe. Explica que no ve ninguna posibilidad de que su partido pueda desprenderse de la infiltración cartista. Desde adentro ya no hay nada que hacer, sostiene.
Una vez más la celebración de la Virgen de Caacupé convoca a los paraguayos a esta gran fiesta de la religiosidad popular. Con el inicio del novenario que este año lleva el lema: El Espíritu Santo nos enseña a orar según la voluntad de Dios, comenzaron a llegar hasta la capital espiritual los peregrinos para pagar una promesa o encontrar consuelo. Esperamos que sea exitoso el operativo Caacupé, que cada año es un desafío para las autoridades que deben coordinar las acciones y los servicios para la muchedumbre de devotos y peregrinos.
La sociedad argentina optó por el cambio, ganó Milei y ahora le toca gobernar. Está por verse si su estilo de liderazgo alcanza para implementar las duras medidas necesarias para ordenar la economía, recuperar la confianza e impulsar la inversión y el crecimiento.
Los primeros 100 días están marcados por la intrascendencia de las medidas positivas y por decisiones del Gobierno que posteriormente debieron ser revocadas por los conflictos que generaron. En definitiva, un saldo neto negativo. Este resultado contrasta con el gran poder de decisión con el que cuenta el presidente, dado que tiene mayoría absoluta en el Poder Legislativo y no tiene que negociar acuerdos ni ministerios con otros partidos políticos. En estos 100 días no ha aprovechado para hacer los cambios legislativos urgentes que se requieren las finanzas públicas y mover la economía hacia un modelo que genere mayores y mejores empleos.
En la oposición de nuevo dieron muestras de la poca capacidad de hacer política con la que se cuenta como si no faltaran ejemplos y antecedentes.
Un video que muestra al presidente en un colectivo conversando con los pasajeros motivó airadas críticas en las redes sociales, en medio de la cotidianidad en la que ya se convirtieron las reguladas del transporte público. Lamentablemente, en los primeros cien días del nuevo Gobierno el servicio no ha tenido cambios y la anécdota del titular del Ejecutivo sentado en una unidad de transporte enerva y ofende a una ciudadanía que ya está cansada y resignada a que sus autoridades ignoren el vía crucis diario que deben padecer los usuarios.