04 mar. 2024

Bachilleres podrán ganar más de G. 13 millones en la función pública

La reglamentación de la SFP para hacer concursos flexibilizó las exigencias para ocupar coordinaciones y jefaturas. La modificación se dio en el 2022 y se confirmó en el 2023, ambos años electorales.

noviembre_azul01_1ct4uyo3.png

Hace exactamente un mes, la Secretaría de la Función Pública (SFP) emitía la Resolución 93/2023, por medio de la cual estableció el reglamento para los procesos de selección del personal estatal por la vía del concurso. La normativa lleva la firma de la titular de la entidad, Cristina Bogado.

Esta reglamentación vino a confirmar la flexibilización de las exigencias para la ocupación de dos cargos calificados como de alta gerencia en los entes del Estado, ya fijada el año pasado vía Resolución 126/2022.

En ese sentido, la norma divulgada por la SFP indica que quienes participen en los concursos para acceder a coordinaciones y jefaturas de departamento, dentro del componente de formación académica, deberán ser como mínimo bachilleres; es decir, tuvieron que haber culminado la secundaria.

Así, según la escala salarial pública estipulada en el clasificador presupuestario, una persona sin título universitario podría llegar a ganar hasta G. 10,3 millones como coordinador o hasta G. 9,5 millones como jefe, si logra ganar los concursos.

A estos sueldos base, se debe agregar que un coordinador puede cobrar otros G. 3,09 millones de forma adicional en concepto de bonificación por responsabilidad en el cargo. En el caso de los jefes, ese beneficio extra puede llegar a los G. 2,8 millones.

¿COINCIDENCIA? Esta flexibilización, que pasó prácticamente desapercibida para la opinión pública, se originó ya el año pasado mediante la Resolución 126/2022 y se confirmó con la Resolución 93/2023 de febrero de este ejercicio.

Este cambio llamó la atención en el seno del Equipo Económico Nacional (EEN), ya que tanto el 2022 como este 2023 son años electorales, recordando que el año pasado se llevaron adelante las internas partidarias y en abril de este ejercicio se concretarán unos nuevos comicios generales para presidente, cargos legislativos y puestos departamentales.

Representantes del EEN señalaron que en años anteriores se exigía la tenencia de al menos un título universitario para concursar por las coordinaciones y jefaturas. Esto permitía promocionar a aquellos funcionarios con mayor formación académica; sin embargo, con estos cambios se disminuye el nivel de ocupación de los puestos considerados como de alta gerencia.

ÚH intentó hablar ayer con la ministra Cristina Bogado, pero la secretaria de Estado se llamó a silencio.

ALTO GASTO. De acuerdo con el Presupuesto General de la Nación (PGN), el Estado paraguayo gastará este año casi USD 4.200 millones en salarios y beneficios adicionales del personal.

El plantel público está compuesto por 316.897 personas, aunque el Congreso aprobó la creación de 1.348 nuevos cargos a lo largo del año.

De acuerdo con los datos oficiales, de cada G. 100 que recaudará el Fisco por el cobro de impuestos internos, G. 72 irán al pago de sueldos, bonificaciones y gratificaciones.

La aplicación de los concursos corre este año solo para las instituciones del Ejecutivo, no así para el Legislativo ni Judicial.

Rechaza críticas

Una de las instituciones que están llevando adelante concursos para la ocupación de jefaturas y coordinaciones es el Ministerio de Hacienda.

Si bien la cartera acordó con la SFP incluir como exigencia la tenencia de título universitario, es cuestionada por los requisitos requeridos dentro del componente de experiencia, lo que se presta al blanqueo de jefes interinos nombrados a dedo. La entidad rechazó estas críticas y afirmó que no detendrá este proceso.

5332744-Libre-1780524885_embed

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.