Mundo

Atacan a petroleros en el Golfo Pérsico y sube la tensión

 

El Gobierno iraní se desmarcó ayer del sabotaje a cuatro petroleros en un puerto emiratí y denunció una conspiración para crear inseguridad en el golfo Pérsico, ante el temor a convertirse en el blanco de un eventual ataque.

Aunque Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí, dos de cuyos barcos resultaron dañados el domingo, no responsabilizaron directamente a su principal rival regional, Irán prefirió salir al paso de las insinuaciones, y acusar a malhechores y terceras partes. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Abas Musaví, advirtió contra los complots de los malhechores para perturbar la seguridad regional.

También pidió la vigilancia de los estados regionales frente a cualquier aventura de elementos extranjeros, en una probable alusión a Israel, que presiona para que EEUU actúe con puño de hierro contra Irán.

Musaví exigió, además, que se aclaren las dimensiones exactas del incidente en el mar de Omán, que calificó de alarmante y lamentable. El incidente ocurrió el domingo al este del emirato de Fujairah, donde algunos medios locales informaron de que se habían registrado fuertes explosiones, aunque el Gobierno emiratí habló simplemente de operaciones de sabotaje.

Las autoridades emiratíes llamaron a la comunidad internacional a asumir las responsabilidades de evitar tales acciones por parte de quienes intentan socavar la seguridad del tráfico marítimo. EFE

Dejá tu comentario