Sucesos

Asesinan de cinco tiros a un reciclador en barrio de Luque

Un reciclador fue asesinado de cinco tiros en un camino vecinal de la compañía Maramburé de Luque, en la noche del sábado.

El crimen podría tener conexión con una denuncia que hizo la esposa de la víctima en contra de un vecino que tiene un perro de la raza pitbull, que supuestamente atemoriza al vecindario.

La víctima fue identificada como Eriberto Figueredo Torales (38), ultimado a cinco cuadras de su vivienda, cerca de las 21.00. El afectado se encontraba trabajando y estaba regresando a su casa, cuando fue atacado a tiros.

Su esposa, Zonia Elizabeth Ortiz Candia (36), llamó a la Policía porque la puerta de su casa estaba siendo golpeada de forma agresiva por un vecino de nombre Aurelio Amarilla, según los agentes de la Comisaría 38 de Yukyry.

Supuestamente, el hombre fue a reclamar a la mujer la denuncia que hizo la misma, dos horas antes del crimen.

La queja en la sede policial desembocó en un control en la zona, lo que habría molestado al vecino que fue a pedir cuentas de la acción. La mujer llamó a la Policía para pedir auxilio y mientras los agentes se dirigían al domicilio, se registró el homicidio.

Ortiz Candia manifestó que escuchó varios disparos en el barrio, posteriormente llegó a su casa el carro tirado por el caballo, pero sin conductor.

Acompañada por los agentes policiales, fueron a verificar la zona y a pocas cuadras de la casa hallaron el cuerpo sin vida de su esposo.

La víctima fue inspeccionada por los forenses y con el análisis de Criminalística consideran que el arma utilizada podría ser un calibre 9mm.

Este dato mencionaron los responsables de la intervención, cuya hipótesis más fuerte sería la venganza del vecino. El caso fue reportado al agente fiscal Carlos Ruiz Díaz, de Luque, pero en horas de la tarde de ayer no se estaba realizando procedimiento alguno.

Pese a que el supuesto atacante es el mencionado vecino, los agentes no realizaban ningún procedimiento en la vivienda del hombre.

Los rastros que hallaron en la escena (huellas de una motocicleta), refieren que el o los responsables del violento crimen se desplazaban a bordo del biciclo. Levantaron también vainillas servidas del lugar del crimen, comunicaron.

Dejá tu comentario