Arte y Espectáculos

“Arranqué espontáneamente con retratos, de manera autodidáctica”

La multifacética artista Alicia Guerra, gran referente en el mundo de la actuación, se prepara para exponer esta semana una veintena de cuadros sobre mujeres del Mercado 4.

Alicia Guerra, en su faceta de artista plástica, está en plenos preparativos para exponer esta semana veinte cuadros cuya temática giran en torno a las mujeres trabajadoras del Mercado 4. Su muestra denominada Escenas: Relatos de vida en el Mercado, se habilitará el jueves 22, a las 18.00, en la Galería Expresiones (Santísima Trinidad 1610 casi Kuarahy), dentro del marco de La Noche de las Galerías.

“Será una exposición de primeros planos, haciendo foco en la gestualidad, en la expresión de esas mujeres”, adelanta Guerra.

Conocida por su participación en un sinfín de puestas de teatros y series de televisión, confiesa que su amor y pasión por la pintura y el teatro nacieron al mismo tiempo. “Surgió desde chica, por ser hija de artistas. Veía a mi padre Juan Guerra Gaja pintar y a mi madre, que también pintaba pero además escribía, declamaba y tocaba el piano. Creo que fue un camino natural, pero no fácil, el que transité, lleno de amor hacia el arte”, recuerda.

Sus obras pictóricas, a lo largo de los años, navegaron por varios estilos. “Como soy actriz, principalmente, aparte de geminiana, necesito explorar y vivir varias vidas, varias historias para contar. Y eso me hace muy ecléctica en lo que hago. Atravesé muchos estilos. Arranqué espontáneamente con retratos, de manera autodidáctica, buscando aprobación de mi padre, obviamente. Cuando vio que tenía cierto talento para ello, me empezó a enseñar”, manifiesta.

La actriz también hizo un recorrido por el arte geométrico y cinético. “Reconozco que fue por pura curiosidad y desafío, para desentrañar el misterio de esos cuadros perfectos y asépticos de Vasarely, o de Careaga, artistas que admiré siempre. Después salté al hiperrealismo, y ahora recalo en el arte neo figurativo, aunque ya es una expresión pasada de moda a estas alturas. Es un post algo, no importa qué, pero es la figura humana lo que más me interesa en esta etapa. Bueno, siempre lo humano es lo que me interesa”, recalca.

TAREA ARDUA. Para Guerra combinar la pintura, la docencia y la actuación no fue y no es una tarea fácil.

“Me costó que conviviera mi lado teatral, combinado con la docencia y la pintura. Siento que si hago todo a la vez lo hago a medias y mal. Por eso, cuando me decidí a hacer esto, en este caso la pintura, tuve que hacer un proceso de alejamiento de la actuación. Preparar esta muestra me llevó un año, pintando mucho y alejada de la actuación, o de dirigir y escribir”, explica.

No obstante, sus carreras, la de actriz y de pintora, siempre las hizo en paralelo. “Nunca dejé del todo la pintura, siempre lo hice en paralelo a mi carrera de actriz, pero en menor medida. Expuse en varias muestras individuales y colectivas, también di clases de pintura y tuve un par de galerías de arte que dirigí. Ahora vuelvo a exponer de forma individual, después de mucho tiempo”, expresa.

CRÍTICAS. La amistad y el trabajo siempre unieron a Alicia Guerra, y a la dupla de directores Juan Carlos Maneglia y Tana Schémbori, quienes son los curadores de la exposición.

“Hay algo que es indiscutible en Alicia: sabe lo que quiere contar. Pero también sabe el cómo, ya sea como actriz, guionista, directora audiovisual, teatral o como artista plástica. Es por eso que no me sorprende nuevamente su claridad en esta muestra sobre mujeres del Mercado, de quienes percibimos sus estados de ánimo, sus luchas diarias y hasta sus maneras creativas de enfrentar lo que les toca vivir”, reflexiona Maneglia.

Schémbori sostiene que Alicia Guerra tiene un mundo interior inmenso de vivencias, recuerdos e historias que hoy se hacen imágenes.

“Esta vez, en su rol de artista plástica, que ya extrañábamos, nos invita a ver y vernos en esas mujeres del Mercado 4, a redescubrir en ese instante plasmado en el papel, su mirada tan única, la mirada de una mujer que ha sufrido, se ha caído y se ha levantado infinidad de veces: es el arte, en el que ella cree profundamente, lo que le permitió siempre trascender todos los obstáculos”, reflexiona Tana.

Dejá tu comentario