20 jun. 2024

Argentina espera más dólares del agro para oxigenar su economía

Respiro. La exportación de granos puede ser un gran aliciente para recuperar la economía.

Respiro. La exportación de granos puede ser un gran aliciente para recuperar la economía.

Argentina, uno de los mayores productores y exportadores mundiales de granos y derivados, espera para este año un ingreso de divisas récord por las ventas externas del sector agrícola, un oxígeno más que necesario para la golpeada economía del país suramericano.

Pese a que todos los pronósticos técnicos coinciden en que la cosecha agrícola de Argentina de la campaña 2020-2021 será menor a la del ciclo previo, el país se beneficiará de precios internacionales de los granos que no dejaron de crecer desde agosto. De acuerdo a un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario difundido el viernes último, el volumen de la cosecha 2020-2021 caerá 9% en relación con la campaña anterior por precipitaciones insuficientes.

Sin embargo, por efecto de los altos precios internacionales, Argentina, cuyas exportaciones totales de bienes primarios e industriales totalizaron el año pasado casi 55.000 millones de dólares, podría concretar envíos de granos y sus derivados por un récord de 35.900 millones de dólares, lo que implica unos 10.000 millones más de ingresos que los obtenidos por las ventas externas de la campaña 2019-2020.

LA VARIABLE CLIMÁTICA. ”Por factores climáticos van a registrarse recortes respecto a la campaña anterior, pero no del volumen de pérdidas del ciclo 2017-2018, cuando Argentina sufrió la sequía más grande los últimos 50 años”, dijo Catalina Ferrari, analista de mercados agropecuarios de la consultora AZ Group. Los campos de cultivo en Argentina, primer exportador mundial de aceite y harina de soja y tercero de maíz, han recibido menos lluvias por el fenómeno de “la Niña”, lo que impacta negativamente en los rendimientos, pero colabora a elevar los precios internacionales.

Lo mismo sucede en Brasil, que, junto con Argentina, concentra la mitad de la producción mundial de soja, por lo que la evolución de las lluvias en Suramérica condiciona los precios. “En Brasil, la cosecha viene retrasada. Hoy el riesgo de bajada internacional de precios está en que Brasil, que en principio iba a tener una pérdida de cosecha como Argentina, llegue finalmente a un volumen récord de cosecha y esa entrada de oferta puede llegar a condicionar un poco los precios que vemos hoy”, observó Ferrari.

Otros factores, como las bajas existencias remanentes al final de la campaña en los Estados Unidos y la fuerte demanda china, ayudan a mantener el precio de la soja en su nivel más alto desde 2014, mientras que el del maíz se ubica en los valores más elevados desde 2013.

Por el lado financiero, en tanto, un dólar más débil -consecuencia de la mayor emisión monetaria y las bajadas en las tasas de interés adoptadas en varios países ante los efectos económicos de la pandemia de Covid-19- también ha impulsado los precios de las commodities, aunque este factor es transitorio.

ALIVIO PARA LA ECONOMÍA. El fuerte aumento esperado en los ingresos por exportaciones del agro traerá algo de alivio a Argentina, que arrastra tres años de fuerte recesión y desequilibrios macroeconómicos. La entrada adicional de divisas ayudaría a fortalecer las reservas del Banco Central -que el año pasado perdieron 5.438 millones de dólares y actualmente rondan los 39.500 millones de dólares-, afrontar con menos dificultades los pagos de deuda, moderar las expectativas de devaluación del peso y permitir eventualmente un gradual levantamiento de las restricciones para el acceso a dólares de empresas e individuos. “Si se logra mayor liquidación (de divisas por exportaciones), la brecha cambiaria va a caer”, dijo Ricardo Delgado, director de la consultora Analytica.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.