28 feb. 2024

Ára pyahu con identidad

Para los paraguayos de a pie, la expresión Ára pyahu, ligada por los guaraníes al equinoccio de primavera y al inicio de un nuevo tiempo, significa algo más que solo una estación de flores.

Cuanto más conciencia histórica y cohesión social tenemos en la comunidad, más valoramos el sacrificio que ha costado nuestra esperanza como nación y más dispuestos estamos a honrar esas acciones y esa virtud heredadas.

A diferencia de lo que proponen algunos desamorados, al querer derogar nuestra identidad nacional a fuerza de leyes exóticas, de relecturas y omisiones del pasado, de la implantación sistemática de un complejo de inferioridad cultural o a través de planes seudo-educativos empaquetados que, en vez de fortalecerla, incuban la duda sobre la propia identidad (sin responder a la genuina y necesaria pregunta) desde la más tierna edad.

Es lógico que quienes quieren manejarnos como masas amorfas y dóciles rebaños sin identidad, necesitan borrar nuestra memoria. Porque, a medida que conocemos el ayer, entendemos el hoy y esperamos con más apertura el mañana. Esto no es utopía ni somnolencia idealista, o ¿qué significó, por ejemplo, la vida de un José Eduvigis Díaz Vera y Aragón, joven campesino, inteligente, valiente y heroico, que plantó cara por el Paraguay en la derrota y en la victoria, en la tragedia y en la gloria, en la vida y en la muerte, a sabiendas de la desproporción de fuerzas y la intención genocida de los atacantes de su patria en la Guerra Guasu? Ayer 22 de setiembre, esos paraguayos de a pie lo recordamos con nostalgia y admiración. Incluso nos conmovimos cuando hace unos días, niños de una escuela de la Ciudad de la Plata de San José, Uruguay, hicieron llegar su pedido de disculpas al pueblo del Paraguay, por intermedio del Embajador, por haber participado su país de aquella perversa Triple Alianza que enlutó a tantas familias paraguayas en el siglo XIX.

Sí, el Ára Pyahu es algo más profundo que disfrutar de una soleada primavera y ya. Rehuyendo de todo compromiso se anula también toda trascendencia y se pierde el sentido de la vida. No es sabio ni razonable que por temor al sacrificio renunciemos a la felicidad.

Pero, ¿quién es capaz de hacer sacrificios en su vida presente para heredar un futuro mejor a los que vienen después, si no tiene el sentimiento profundo de pertenencia a una comunidad, que va más allá de un colectivo masificado o de un individualismo aislado? Por eso, hace falta tomar en serio y resguardar el significado de la vida comunitaria que nos caracteriza, el jopói, los auténticos valores de amor a la naturaleza, apertura a la vida, respeto por la familia como institución básica, unión entre fe y razón, sentido común, y honra a los antepasados y a la patria.

La trampa de desechar por completo el pasado porque tiene elementos que nos avergüenzan, está en que el futuro de verdad se forja mejor en los aprendizajes que nos brinda el tiempo ya vivido. Ojalá se despabilen los jóvenes y rechacen la pasividad consumista y el pesimismo que les implanta el poder que tira los hilos culturales posmodernos, ocultándoles o desmeritando su historia y su comunidad. Lo que está en juego es la conformación de su misma estructura antropológica, su dignidad de personas. ¿Sabremos contrarrestar los padres los métodos de estupidización colectiva a los que se intenta someterlos, para llegar a compartir con los jóvenes nuestra bella herencia cultural? Es su derecho y nuestra responsabilidad.

La cultura ancestral guaraní coincide con nuestro paradigma cristiano en la búsqueda esperanzada y a la vez realista del Yvy marane’y (Tierra sin mal). Aprendamos de ellos a reverenciar el Ára pyahu como oportunidad de demostrar respeto por los mayores y por la naturaleza, que es un don valioso, teniendo conciencia de que las semillas del ayer, son las plantas que florecen hoy, y que darán frutos mañana. Vale la pena recibir el Ára pyahu con identidad.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.