Economía

Alrededor de 10 granjas avícolas cerraron por culpa del contrabando

Los productores de pollos no pueden competir con los precios del contrabando y como consecuencia empezaron a abandonar el rubro. Responsabilizan a autoridades de esta situación.

Pequeñas y grandes granjas avícolas del Departamento Central dejaron de operar solo en los últimos cinco meses como consecuencia del masivo contrabando de carne avícola y huevos. El sector sostiene que el Gobierno no enfrenta realmente este flagelo, mientras que la producción avícola camina a la decadencia.

Como las industrias disminuyeron sus ventas en un 40%, compran menos aves para faenar, lo que impacta directamente en las familias que se dedican a la producción. El presidente de la Asociación Paraguaya de Productores y Exportadores de Pollos (Appep), Ceferino Méndez, comentó que desde hace aproximadamente cinco meses unas 10 granjas pequeñas, medianas y grandes cerraron debido a que ya no pudieron sostener la operatividad.

“Estamos a fin de año y con 40% menos en ventas. Nos estamos quedando sin trabajo, las granjas están cerrando, así de crítica está la situación y no vemos una luz al final del túnel”, se quejó.

Explicó que el rubro emplea a alrededor de 20.000 personas directas a nivel país y que representan costos fijos en cuanto a salarios, independientemente de la merma que se experimenten en las ventas.

Uno de los efectos inmediatos es la prolongación de tiempo entre los periodos de crianza. Anteriormente había un espacio de 22 días y ahora las granjas se cargan cada un mes.

Culpa. La Appep responsabiliza a las autoridades encargadas del control de ingreso de mercaderías. Méndez dijo que ni con las ofertas de fin de año, establecidas mediante un acuerdo con el Gobierno, la situación mejoró. “Acá mientras la COIA (Coordinación Operativa de Investigación Aduanera) no se ponga las pilas, no hay Añua que sirva”, expresó.

Reclamó que nuevamente los afectados deben ceder a medidas, en este caso a la reducción de precios, para tratar de paliar el ingreso masivo del contrabando. No solo se refirió a las pérdidas económicas, sino al riesgo que corren los consumidores con productos que no pasan por un control sanitario y de calidad.

Diariamente las industrias avícolas faenan en promedio 250.000 pollos, cantidad que de acuerdo al gremio de productores se habrá reducido considerablemente en este 2021.


20.000 productores avícolas del país son afectados por el contrabando de pollo y huevos. Las ventas bajaron 40%.

Más de 25 toneladas se incautaron hasta octubre
La Unidad Interinstitucional para la Prevención, Combate y Represión al Contrabando (UIC) decomisó hasta el décimo mes 25.900 kilos de pollos en varios operativos de control.
Se suman a las incautaciones 560.000 kilos de hortalizas y 267.350 unidades de huevos, según el ministro coordinador de la UIC, Emilio Fúster. El equipo aún está cerrando los números de noviembre.
Desde la flexibilización en el paso fronterizo, el ingreso de mercaderías de contrabando aumentó. La diferencia cambiaria con Argentina promovió aún más este crimen que golpea fuertemente al sector comercial y productivo del país.

Dejá tu comentario