Economía

Acorralado, IPS pedirá dinero a la banca privada para cubrir salarios

La operación será a una tasa cercana al 10%, el doble de lo que la previsional recibe de interés (4%) por invertir dinero del fondo jubilatorio. Tiene depositado unos USD 2.100 millones en bancos.

El retiro del proyecto de ley que contemplaba utilizar los recursos de los aportantes activos y jubilados para cubrir el descalce financiero del programa de salud deja prácticamente sin opciones al Instituto de Previsión Social (IPS), obligado a recurrir a la banca privada a pedir un préstamo para financiar salarios y otros gastos desde julio a diciembre de este año.

El senador colorado oficialista Silvio Ovelar decidió ayer retirar dicho proyecto, tras las duras críticas y el repudio de la ciudadanía, además de la presión generada mediante una caravana organizada por la asociación de médicos jubilados del IPS, realizada desde las 10.00, partiendo desde la Costanera de Asunción, tomando el microcentro, hasta llegar a la sede del IPS, ubicada sobre las calles Herrera y Constitución.

La previsional manejaba tres opciones que podrían financiar el quiebre del programa de salud, ocasionado por el desplome de las recaudaciones debido a la gran cantidad de suspensiones laborales por efecto del cese de actividades, tras la aparición del Covid-19 en el país. La primera opción era recurrir a un préstamo del Banco Nacional de Fomento (BNF); la segunda, que el Gobierno pague su histórica deuda al IPS y, la tercera, utilizar el dinero de los trabajadores y jubilados.

El gerente de Prestaciones Económicas del IPS, Pedro Halley, comentó ayer que el BNF, por limitaciones legales, puede prestar solo hasta USD 25 millones, pero que el IPS necesita unos USD 70 millones mensuales desde julio a diciembre, para asegurar el funcionamiento de salud. De esa manera, se va descartando la primera opción.

Respecto a la segunda, Halley se sinceró y dijo que es muy difícil y casi imposible que el Gobierno pague su histórica deuda con el IPS. Mientras que la tercera opción fue descartada ayer tras el retiro de la iniciativa del legislador colorado.

Respecto a la posibilidad de recurrir a la banca privada –que es hoy la única opción para el IPS–, Halley calificó de absurda la operación, ya que actualmente el IPS recibe un retorno (ganancia) de apenas el 4% por las inversiones hechas en el sistema financiero. En tanto, pagará una tasa de interés entre 9 a 10% por el préstamo que deberá tomar para financiar el descalce del programa de salud.

“Hay USD 2.100 millones (del IPS) depositados en los bancos, en el BNF hay unos USD 400 millones; en la AFD (Agencia Financiera de Desarrollo) unos USD 100 millones; y el resto en bancos privados y financieras: USD 1.600 millones aproximadamente”, agregó.

El funcionario dijo además que al no poder hacerse la inversión (vía fiducia) en julio ya no habrán recursos para salarios de médicos, reposición de medicamentos, repuestos para ambulancias y equipos, reactivos, drogas, hilos, etc.

“Si esa inversión se aprobaba, los servicios médicos se hubieran sostenido hasta diciembre, tiempo suficiente para empezar un proceso serio de formalizacion de los evasores, la incorporación obligatoria de empleadores e independientes al seguro integral, y del 100% de los funcionarios públicos al seguro de salud”, explicó.

Embed




Opiniones
“Separar servicio de salud de jubilaciones”
Como una salida temporal a la agudización del déficit que implica para el IPS la contención del Covid-19 en el país, el economista y ex ministro de Hacienda César Barreto sugiere que se maneje la situación dentro de la Ley de Emergencia con una ampliación de la misma.
Recomienda, además, que el Tesoro transfiera recursos para que el IPS siga prestando el servicio a los trabajadores. “Pero esto sería una solución transitoria que debería extenderse hasta fines del 2021”, aclara.
Para más adelante considera que se debe promover una reforma de la Carta Orgánica del IPS para separar servicio de salud de administración del régimen jubilatorio.

“Oportunidad para formalizar la economía”
El economista Hugo Royg, ex presidente de IPS y ex titular de la Secretaría Técnica de Planificación, coincide con el planteamiento de separar la prestación de salud de la administración de las pensiones en el IPS y rechaza la idea de utilizar estos fondos en fines distintos al pago de jubilaciones.
A fin de solucionar los problemas actuales de “descalce económico” de la previsional, insta a priorizar las compras en el área salud, pagar precios de mercado para los productos –ya que advierte que hay sobreprecios–, controlar los inventarios y la recepción de productos necesarios para la salud y el diagnóstico.

Feprinco se opone al uso de fondos jubilatorios

La Federación de la Producción, la Industria y el Comercio (Feprinco) emitió un comunicado en el que recuerda que la seguridad jurídica es fundamental para avanzar hacia la reactivación económica, y que, en ese marco, algunas señales resultan muy dañinas.“En primer lugar, amenazar con tocar fondos jubilatorios para pagar salarios de funcionarios del Instituto de Previsión Social (IPS) es perjudicial para el país, y todavía más en medio del clima de descontento social que ya se vive a causa de la pandemia del Covid-19 y sus devastadores efectos sobre nuestra economía”, expresa el comunicado.

Dejá tu comentario