28 feb. 2024

¿A quién votarán los jóvenes?

No hay candidatos que hayan sabido representar los problemas de la juventud ni llegar a ellos ni a sus intereses. Tampoco lo hemos sabido hacer los medios de comunicación ni los periodistas.

OpinioY es que nunca se ha pensado en este sector con real importancia ni se han generado los espacios para que participen con voz propia, tanto los gobiernos como la sociedad toda.

El medio para comunicarse con los jóvenes es importante, pero lo es mucho más el mensaje. No basta con solo usar TikTok, que es lo que cree el candidato que intenta captar su atención. Se necesita comprender cuáles son sus preocupaciones.

La actitud que tome esta franja poblacional será determinante para las próximas elecciones, sea por su participación o por su apatía, ya que más de la mitad de los votantes son jóvenes. ¡Cuánto poder! De casi 4.800.000 personas habilitadas para votar este 30 de abril, más de 2.600.000 son jóvenes; es decir, el 53% de todos los inscriptos tiene entre 18 y 39 años.

El analista Alberto Campos López Moreira, directivo de ICA, señaló recientemente que existe una apatía poco usual en estas elecciones. Aseguró que el voto duro ya no es fanático y se refirió a la franja treintañera, a la que calificó como la más “apetecible” para el político. La describió como el grupo de personas que en la generalidad ya tiene un ingreso económico, un auto, mantiene a su familia y arrastra todas las frustraciones de no tener la calidad de vida esperada. Fue testigo de los gobiernos anteriores y hoy no define a quién votar.

Los datos del INE, por su parte, señalan que de los jóvenes de entre 15 y 29 años (que son casi 700.000), solo el 32% aporta a un sistema jubilatorio. Una gran parte de la juventud tiene la incertidumbre de no poder garantizar solvencia en la tercera edad.

La generación joven tampoco tiene vivienda propia, no puede acceder a comprar una casa y esta es una de las mayores frustraciones sin respuesta.

Por otro lado, el INE informó que el ingreso promedio mensual de la población ocupada de entre 15 y 29 años es de menos de G. 2 millones.

Los jóvenes atraviesan por muchas barreras para lograr su desarrollo. Están peleando por volverse económicamente independientes y no hay proyectos políticos que reflejen estas necesidades. Entonces, los jóvenes no tienen garantía de acceso a empleo, los que trabajan tienen ingresos bajos, no tienen educación ni salud de calidad, deben trabajar para poder estudiar, no pueden comprarse una casa, están preocupados por su jubilación y además, tampoco tienen espacios de participación.

Las decisiones políticas tomadas por adultos fueron inconsultas, sin participación de la juventud, y ni hablar de esta franja segregada en población campesina e indígena, todavía con menos voz. Es necesario generar mayor participación de la juventud en espacios políticos y democráticos. A su vez, se debe garantizar que las necesidades básicas estén cubiertas para que puedan enfocarse en participar. Un factor muy relevante además es la migración obligatoria del joven del interior a la capital, por razones de estudios y trabajo. Toda la mirada está en la capital y esto hace que los jóvenes no puedan conectar con su comunidad. Un panorama ingrato para la juventud que nos deja la gran pregunta: ¿a quién votarán?

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.