29 feb. 2024

19 años de cárcel para miembros de EPP y ACA

Un Tribunal de Sentencia de Concepción condenó a 19 años de prisión para Juan Morínigo y Zunilda Jara Larrea, integrantes de los grupos criminales Ejércitos del Pueblo Paraguayo (EPP) y Agrupación Campesina Armada (ACA), luego de comprobarse su participación en el atentado criminal del que fueron víctimas fatales 8 efectivos militares de la Fuerza de Tarea Conjunta, en la mañana del 27 de agosto de 2016, cuando iban a bordo de un camión patrulla.

El Tribunal de Sentencia estuvo integrado por Fulvio Salinas, Magdalena Dos Santos y Darío Estigarribia.

Mientras que la investigación estuvo a cargo del fiscal Carlomagno Alvarenga, quien sostuvo la acusación contra los condenados por los delitos de homicidio doloso, robo agravado, producción de riesgos comunes y terrorismo, ya que actuaron en carácter de cómplices, teniendo en cuenta que habrían realizado acciones como apoyo logístico.

Durante el juicio se demostró que ambos condenados operaban tanto para el grupo EPP como para el grupo ACA. Zunilda Larrea por su parte tenía dos hermanas insertadas en el EPP y dos hermanos integrantes del grupo ACA, por lo que la misma servía de apoyo en ambas estructuras criminales. Mientras que Morínigo brindó información al EPP sobre el movimiento de los militares en la estancia Ypotí, ya que él trabajaba como peón en el establecimiento.

Por seguridad, el juzgamiento se realizó por videoconferencia, y los acusados permanecieron siempre en el penal de Concepción.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.