3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
miércoles 9 de noviembre de 2016, 01:00

Vargas Llosa rescata valor de la lectura

El nobel de Literatura Mario Vargas Llosa afirmó en Manila, Filipinas, al recibir un doctorado honoris causa de la Universidad de La Salle que leer es una forma de “ser mejores ciudadanos y estar mejor preparados para enfrentarse a los desafíos de la vida”.

“Hay que leer y hay que convencer a nuestros niños que leer es un placer extraordinario”, afirmó el escritor, que explicó que además es una manera de preparar a los menores para las dificultades a las que se enfrentan en la vida.

APRENDIÓ A LOS 5 AÑOS. Vargas Llosa recordó el momento en el que aprendió a leer con cinco años en el Colegio de La Salle de Cochabamba (Perú), la misma institución educativa que le entregó el doctorado honoris causa. “Aprender a leer fue el evento más importante de mi vida. Lo recuerdo como un hecho esencial de mi niñez”, dijo el galardonado durante la ceremonia, en la Universidad de La Salle. “70 años después, sigue siendo mágico. Los libros son mi vida”, añadió el novelista.

Para mejor. Vargas Llosa indicó que los libros son capaces además de cambiar para mejor la vida de los lectores y tienen gran importancia en el día a día de las personas. “No hay pruebas materiales ni físicas, pero cualquiera ha sentido leyendo un libro que su vida cambia para mejor porque la sensibilidad, los sentimientos, los deseos y las ambiciones se ven estimuladas”, explicó el autor de La guerra del fin del mundo.

“Mario Vargas Llosa es la personificación de la literatura en lengua española”, afirmó en la ceremonia el director del Instituto Cervantes, institución que invitó al premio nobel 2010 a viajar a Filipinas.

El autor aprovechó la estancia para conocer a algunos miembros de la familia de su pareja Isabel Preysler, de origen filipino, que, según él, le han “tratado con mucho cariño”. EFE