17 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
18°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
lunes 19 de junio de 2017, 02:00

USF: Con autogestión y enfrentando gran inseguridad acercan servicios

Las Unidades de Salud Familiar representan el acceso más inmediato para la población, sobre todo en los barrios vulnerables. La comunidad suele ser activa participando para colaborar con estos lugares.

Como cada día, en la pequeña sala de espera hay muchos pacientes; sobre todo, madres con sus hijos. Cada una se anota y espera su turno para la atención pertinente. Son las 10.00 de la mañana y en 90 minutos ya fueron atendidos 23 pacientes en la Unidad de Salud Familiar (USF) 3 de Febrero, ubicada en el barrio Ricardo Brugada, Chacarita.

Este es el panorama diario en esta USF, cuenta el doctor Arturo Rabito, quien es uno de los dos médicos en este lugar. "La cantidad suele llegar a unos 35, aproximadamente. La atención se centra más en horas de la mañana, ya que también debemos llenar las planillas y cargarlas en el sistema del Ministerio. Eso lleva su tiempo", cuenta Rabito.

Detallando los casos que les ocupan, además de las enfermedades respiratorias propias de la estación, hay otros que aparecen con la inundación. "Atendemos a personas que vienen por cortes de chapas, lastimaduras por clavos, picaduras de arañas, alacranes, etcétera".

Autogestión. Polladas, rifas, la clásica vaquita. Todo sirve para hacer frente a las necesidades del puesto, ya sea con actividades organizadas por los vecinos o colecta entre el personal de la unidad. Los vecinos relatan con orgullo sobre el techo que edificaron fuera del local de servicio, para que sirva de abrigo a los pacientes y no esperen a la intemperie su turno.

Rabito refiere que entre los trabajadores realizan una colecta para pagar a una persona que cada semana realiza la limpieza. "Antes nos encargábamos nosotros; pero se atrasaba la atención".

La dedicación de la comunidad también se ve reflejada en el barrio San Felipe, donde la USF funciona en el mismo lugar que el centro de salud. El director del lugar, doctor Pedro Venialgo, cuenta que los vecinos realizaron varias actividades para el centro y que beneficiaron también a la Atención Primaria de la Salud. Gracias al esfuerzo, se pudo contar con un sillón odontológico, la separación de las salas y rejas en las ventanas.

Inseguridad. En una zona con grandes necesidades, la inseguridad está presente. En una de las visitas domiciliarias realizada hace una semana en los bajos del Congreso Nacional, el doctor Arturo Rabito fue víctima de un asalto a punta de pistola.

Los hechos delictivos son un problema constante en el barrio San Felipe, incluso llegando a afectar la labor del personal. Según revelaron las encargadas de realizar el servicio extramural, ellas evitan salir, pues no cuentan con la garantía necesaria para hacer su tarea.

Describen también que varias personas fueron víctimas del despojo de sus pertenencias camino al trabajo que se encuentra a dos cuadras de la avenida Artigas. Del mismo centro asistencial se robaron objetos que estaban cerca de la ventana o entrando a través de ellas. Incluso en una ocasión el personal que realizaba jornada fuera de la edificación, a causa de un corte de luz, fue despojado de su teléfono celular por un joven de la zona.

"Ese es el tema más urgente que necesitamos que se solucione. Ya varias veces solicitamos a la Policía que puedan estar acá a la hora que llega y sale el personal. Incluso el director de APS hizo el pedido. Los agentes vinieron dos o tres días y nada más", dice el doctor Venialgo, reflejando la otra cara del lugar.

Embed


A mí este puesto me ayudó bastante; les traigo siempre a mis hijos a consultar. Yanina Melgarejo, barrio Ricardo Brugada.

Nos preocupa la inseguridad. El año pasado tuvimos 4 asaltos y este año, 2. Doctor Pedro Venialgo, barrio San Felipe.

Ojalá que en las USF puedan darse la recategorización y nombramientos del personal. Romina González, agente comunitaria.