5 de diciembre
Lunes
Despejado
21°
34°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 24 de agosto de 2016, 01:00

Trump se enreda en confuso plan de discurso migratorio

EFE

WASHINGTON - EEUU

El plan del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, de moderar su controvertido programa migratorio para acercarse a los votantes hispanos sigue sumido en la confusión, debido a continuos cambios de tono, cancelaciones y contradictorias declaraciones.

Tras hacer de la construcción del muro en la frontera sur con México y la creación de una fuerza de deportación para sacar de EEUU a los inmigrantes ilegales los ejes de su plan migratorio, el magnate neoyorquino se embarcó en un intento de moderar el tono para apelar al voto hispano. “La primera cosa que vamos a hacer si gano es deshacernos de todos los inmigrantes malos. Tenemos miembros de pandillas, asesinos, tenemos un montón de gente que tiene que salir del país”, aseguró Trump en una entrevista emitida en la conservadora cadena Fox. “Por lo que se refiere al resto”, matizó luego, “vamos a seguir el proceso legal, quizá con mucha más energía, y lo vamos a hacer a través del sistema legal”.

De hecho, y pese a sus frontales críticas al presidente de EEUU, Barack Obama, aplaudió parte de la política del actual Gobierno. “Lo que la gente no sabe es que Obama sacó un gran número de gente del país. (El presidente George W.) Bush, lo mismo. Mucha gente fue deportada del país con las leyes existentes. Pues bien, yo voy a hacer lo mismo”, dijo Trump en un raro reconocimiento de Obama, al que calificó como el peor presidente de la historia del país.

Estas declaraciones se suman a las pronunciadas por su recién nombrada nueva jefa de campaña, Kellyanne Conway, quien dejó en el aire el controvertido plan de deportación de los 11 millones de indocumentados que viven en EEUU como aún por determinar, y señaló que el candidato republicano ofrecería más detalles en las próximas semanas. Desde entonces, la confusión volvió a reinar en una ya de por sí peculiar campaña como la de Trump, que se caracterizó por la imprevisibilidad y el personalismo, en su intento de reconciliarse con la comunidad hispana.