21 de agosto
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
lunes 27 de marzo de 2017, 01:00

Tributo sinfónico a Remberto Giménez

Con un concierto al aire libre, la OSCA rinde un homenaje póstumo a su fundador, Remberto Giménez. Será bajo la batuta de Luis Szarán, mañana, a las 20.00, en la explanada de la Catedral Metropolitana.

La explanada de la Catedral Metropolitana de Asunción será el escenario para recordar al fundador y primer director de la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Asunción (OSCA), Remberto Giménez.

Bajo la dirección de su titular, el maestro Luis Szarán, la Orquesta festeja sus 60 años de creación con un homenaje a su creador. La cita es mañana, a las 20.00. Gratis.

El sinfonismo paraguayo llegó hace seis décadas (1957) al país con la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Asunción (OSCA), de la mano del compositor, violinista y director de orquesta Remberto Giménez (1898-1977).

La orquesta rendirá un homenaje póstumo a su fundador y primer director con la interpretación de su famosa Rapsodia paraguaya y su pieza sinfónica Ka'aguy ryakuã (Fragancia del bosque). Un punto objetable de su labor constituye el hecho de que siendo director de la OSCA no permitió ni invitó jamás a ningún otro director, nacional o extranjero, a presentarse al frente de esa agrupación orquestal.

Obras. Fue un gran orquestador y en algunas de sus obras, como la Rapsodia paraguaya, se observa un tratamiento armónico, moderno, muy superior al de las obras sinfónicas de otros compositores paraguayos de su tiempo. El primer concierto de la OSCA fue dirigido por Remberto Giménez, quien fue colega de José Asunción Flores en la Banda de la Policía. El segundo maestro de la orquesta fue Carlos Lara, y, actualmente, Luis Szarán.

Repertorio. En carácter de solista actuará el joven violinista José Miguel Miranda. El programa se complementa con obras del compositor contemporáneo paraguayo Saúl Gaona y otras de autores clásicos, como Verdi, Tchaikovsky y Smetana.

Además figuran: Víspera sicilianas (obertura), Giuseppe Verdi; Valse Scherzo para violín y orquesta, de Peter I. Tchaikovsky, con el solista José Miguel Miranda; El moldava (poema sinfónico), de Federico Smetana; Evespucianas op. 7, de Saúl Gaona; Ka'aguy ryakuã (Fragancia del bosque) y Rapsodia paraguaya, de Remberto Giménez.

UN POCO DE HISTORIA. La Rapsodia paraguaya fue compuesta en 1939 en dos versiones, una breve y otra más amplia. La obra emplea motivos de La golondriana, danza de salón que se bailaba en los salones aristocráticos de Asunción, a mediados del siglo XIX, previo a la Guerra de la Triple Alianza; al mismo tiempo, emplea fragmentos de la pieza de autor anónimo Campamento Cerro León, todo un himno nacional popular. A partir de dicho material, su autor realiza numerosas variaciones. La versión más amplia fue estrenada por la Orquesta Sinfónica de Bonn, en 1967, bajo la dirección de su autor; y luego en Paraguay en 1987 por la OSCA, bajo la dirección de Luis Szarán.

La OSCA sigue con su ciclo de abono desde hace 25 años llevando a los barrios programas dirigidos a niños y a la familia.